Testimonio VDCJ

Me gustó la naturalidad con que Jesús y la Virgen se dirigen a Marga. Los siento cercanos.

Debo santificarme en lo cotidiano, lo pequeño de cada día.

Ayudan a hacer oración.

Son exigentes, sin ser rígidos.

Previenen de los tiempos que van a venir.

Anónimo.
Argentina

Leave a Reply 0 comments