La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús

MENSAJES IMPORTANTES PARA ESPAÑA. 19 y 20 – 06 – 2020

Mensajes 19 y 20 - 06- 2020

MENSAJES IMPORTANTES PARA ESPAÑA. 19 y 20 – 06 – 2020

Convocad un ayuno de 40 días

Jesús:

Estos son los Días de la Gran Tribulación.

Pestes. Epidemias. Terremotos. Calamidades. Grande Confusión en las gentes. Guerra. Peligros. Muertes. Y lo que es peor que todo eso: condenación de las almas.

El tiempo ha llegado y a partir de ahora sólo podemos esperar que las almas se condenen, “si Dios no hace algo”.

El cupo de “almas víctima” no ha quedado cubierto, pero Dios ya levanta el Brazo para dejarlo caer con fuerza sobre la humanidad y el orbe entero.

Muchos se alegran por esto, ¡pobrecillos! Serán los que más sufran. Uno no puede alegrarse por la condenación del hermano; merece por ello un Castigo mayor.

20-06-2020

Corazón de María.

Virgen:

Oh, Corazón de María, Sed la Salvación mía.

No puedo ver, querida, ¡me resisto a pensar! que España caerá finalmente en el Abismo y esto sea por cosas como éstas que ves tú: Que los Míos no responden a su Misión.

Querida, he de ponerte con unos Mensajes muy duros para la Humanidad, ¿Quieres?

¡Sí! ¡Aquí estoy, Madre!

Llevo siglos advirtiendo, diciendo.[1]

Os he advertido del peligro. No habéis querido hacer caso. Os he dicho dónde está la solución.

La única manera, hija, de librar a España del ataque de su Enemigo es haciendo un exorcismo general sobre todo el País y eso sólo se puede hacer desde la Comunión de los Obispos con el Papa.

Convocad un ayuno de 40 días. En el cuál Yo sólo os voy a pedir lo que estipula la Iglesia como ayuno, que en realidad no es nada, pero a ustedes los españoles, les cuesta mucho, pues no están acostumbrados al ayuno y todo lo celebran comiendo.

El ayuno es dos refrigerios frugales al día, con una sola comida fuerte.

¿Podré pediros esto?

Acostumbraos. Acostumbraos a la continencia y a la moderación en todo. Acostumbraos.

Terminad el día de San Ignacio.

Y encomendadle fuertemente el País a él.


[1] Se refiere a que ha habido muchísimas Apariciones de la Virgen, sobre todo a partir de La Medalla Milagrosa. 27 noviembre 1830.

MENSAJE DE JESÚS 17-03-2020

17-03-2020

Jesús:

¡Oh, Amado pueblo de España! Que contra Mí luchas y has puesto en Mí el enfoque del contagio y la transmisión. ¿No puedes ver dónde está tu Salud?

Oh hijos, ¡sed Samaritanos para vuestros hermanos! No los abandonéis.

Queridos, tened Hambre de Pan Eucarístico y Sed de Eucaristía.

Distinguid dónde está vuestra Verdadera Comida, vuestra Verdadera Bebida: el Pan y el Vino de vuestra Salvación.

Mi Amado pueblo, ¿tengo que ver cómo os morís de hambre de Dios, de hambre de los Sacramentos?

¿Tengo que ver cómo ancianos mueren en sus casas sin la Extremaunción?

¿Es esto lo que Desea mi Corazón?

Oh, Amado pueblo de España, mi Corazón llora estos días con vosotros; lloro de pena porque habéis decidido privaros de la Medicina que podrá curaros de esta epidemia y de las que os pueden esperar y podrían venir si no os convertís y no ponéis vuestra Confianza en Mí.

Yo he hablado, y es Palabra de Dios, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Escuchadme. Escuchadme.

Escuchad la Voz de Dios que habla como Sabiduría de Dios para el hombre y que orienta hacia el Sacramento de Salvación para vuestra Sanación interior y exterior.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

La VDCJ te desea ¡Feliz Navidad!

Gracias a la colaboración de muchos hemos podido dar el primer paso para regalar a Jesús el Centro “Bethlehem” que tanto desea.

Todavía no tenemos la propiedad pero hoy ya es una realidad y de inmediato comenzarán las actividades (ver actividades de diciembre).

Jesús:
« ¡Adelante! Todo marcha. Y el Señor está contento. Y no nos retira su favor y va abriendo camino. Nunca el Señor ha abierto camino a los que no se han lanzado a ello. Primero hay que lanzarse abiertamente y con todas sus consecuencias. Lanzaos a todo ello. Pedid donaciones, sí. Decid que el Señor lo necesita.»
(10-04-2018)

Esperamos contar con su generosidad y colaboración tan necesaria en el año 2020 para completar esta Obra.

Mensaje de la Virgen María del 19-12-2019. El cambio de los corazones

Virgen:

Marga querida, antes hablemos tú y Yo.

Claro. Gracias, Mamá.

Con ardiente anhelo he esperado este momento y el “ten paciencia y espera tu regalo” que un día oíste de esta imagen,[1] también se refería a esto. Y luego tan anunciado por Dios para ti, y así, y tiene hoy finalmente su cumplimiento.

Esto es un Centro para el Corazón de Jesús, un “Centro de Amor”, de regalo a Jesús, como os ha gustado decir.

Pero también es una Casa para ti, donde el Señor te alberga a ti y a tu familia, y te protege de la debacle que se os viene encima a todos, a toda la Humanidad.

Tú no sales de tu asombro al estar viviendo aquí con los tuyos y así. Harás de esta Casa un lugar acogedor para los tuyos, sus amigos y para la Fundación y sus allegados. Así como para toda la gente de buena voluntad que se quiera unir o valer de tu Obra.

¡Asombrarás a tantos!

Diles hoy, quiero que les digas que no estamos nosotros para pesimismos y desesperanzas, para agoreros y cosas negativas. ¡Estamos los cristianos en el mundo de hoy para llenarlo de esperanza!

¡Nace Enmanuel! “Dios con nosotros”, y llena al mundo de sentido y de alegría de vivir.

Esperáis ahora su Segunda Venida. Pero para ello debe encontrar al mundo preparado. ¿Están preparados?

¿Estáis preparados? ¿No estáis más bien preocupados de todas las materialidades? ¿Habéis hecho un cambio de corazón?

Los corazones deben estar muy cambiados para su Venida.

Es momento de enderezar las sendas[2] y hacer un cambio personal hacia la conversión.

¿Es vuestro corazón un corazón pesimista que no vive la Alegría de su Nacimiento y su Venida?

¿Es vuestro corazón un corazón que nada en el rencor sin arrancárselo de sí, que recuerda continuamente las afrentas del hermano, que no perdona, no ama y no devuelve bien por mal?[3]

¿Es vuestra vida una vida ociosa, que se dedica a pensar en sí mismo y no trabaja para acercar el Reino de Dios a las gentes?

Queridos, tenéis que convertiros, y convertiros primeramente vosotros, que sois los que estáis Conmigo y con Jesús, y sois los que buscáis mis Palabras. Si no las buscáis para convertiros, decidme para qué las buscáis.

El cambio de los corazones del mundo pasa por un cambio: primero de vuestros corazones.

Cuando el mundo vea cómo os habéis convertido y el amor que emana de vosotros, querrá igualmente buscar conversión. No antes. No antes.

Si no les lleváis vosotros el Anuncio del Enmanuel entre vosotros, decidme quién lo hará.

Y si no lo conocen, no podrán convertirse.

Y si no se convierten, no podrá venir a vosotros el Reino de Dios.

Es tiempo de conversión.

Es tiempo de preparar su Venida.

Es tiempo de preparar los corazones, empezando por el propio vuestro.

Es tiempo de anunciar al mundo la salvación.

Así podrá venir a Reinar. No antes.

Os necesita a vosotros, pequeño rebañito disperso.

Congregaos, congregaos alrededor de una Madre, María, la Madre de la Humanidad, la Madre de todos vosotros.

Para eso Yo suscito -dice el Señor- Centros como éste. Centros de Oración y Transformación. Centros donde mis ovejitas se congregan y se preparan para ser audaces guerreros por mi Reino.

Centros donde vienen a recibir las instrucciones de María, Madre de la Humanidad.

Centros donde Ella les prepara, como miembros congregados y unidos de su Ejército.

Ésta es mi primera instrucción para vosotros:[4] Quiero convertir los corazones del mundo al Corazón de Dios, y primero debéis empezar por convertir el vuestro.

He dicho, de parte de Dios.

Éste es el Tiempo de la Preparación.

Éste es el Tiempo de la Conversión.

Amén.

Gracias por haber respondido a mi Llamada.

(Esta frase abarca un agradecimiento más completo que lo escrito. Es un agradecimiento de la Virgen por nuestra actitud de escucha a Dios, de poner en práctica sus órdenes. Nuestra actitud de conversión).

[1] Cuando yo tenía unos 20 años, la misma imagen me habló al preguntarle sobre mi vocación después de unos Ejercicios Espirituales. De mi grupo de 4 amigas, 3 se habían ido monjas y me había quedado sola. Me dijo eso: “Ten paciencia y espera tu regalo”. El día de Reyes de ese año, empecé a salir con Juan. Esa frase era para eso y también para esto. La imagen quiso estar en la inauguración, sin yo buscarlo.

[2] Cfr. Is 40,3; Mc 1,3.

[3] Cfr. Rm 12,21.

[4] Se supone que quiere decir que es la primera instrucción para todos, dada en el Centro.

Mensaje de Jesús del 08-01-2020

Jesús:

Margarita, escúchame. Sí, Yo quiero hablarte. Tengo un Mensaje para todos vosotros mañana.

Tu oficio es sólo éste.

Que tu oficio sea sólo éste: rezar.

No creas que pierdes el tiempo, o no haces nada, o estás haciendo algo fuera de lo que debes. Has de estar muy unida a Mí,
y lo consigues así. Si no, múltiples cosas del día y pensamientos te despistan de Mí, tu centro.

Querida, has de decirles [1]:

Que les quiero aquí, congregados cabe Mí, en espera del día que podamos hacer de este Centro [2] un Centro eminentemente
Eucarístico, cuando podamos comprarlo y hacer aquí la Capilla con los consiguientes permisos.

Yo quiero que esto ocurra aquí antes del año.
A Mí ya me corre prisa esto, pues he de preparar aquí a las gentes, en sus almas, a unirse a Mí plenamente en mi Pasión,
Muerte y Eucaristización de la Iglesia, antes de mi Resurrección [3] y el Reino Celeste.
En el Reino en la tierra es una Eucaristización de las almas. Por eso es el Triunfo de mi Eucaristía, el Reinado Eucarístico,
donde Yo sea uno con ustedes en la consecución del Cuerpo Místico Eucaristizado de mi Iglesia. Todavía no es la
Resurrección de mi Iglesia, es su Eucaristización.

¿Voy a explicar yo mañana estos conceptos tan difíciles que ni siquiera los entiendo yo?

Te los voy a explicar, para que les digas qué nos espera y estén así esperanzados y dispuestos a luchar y a sufrir por esto.
El Triunfo del Corazón Inmaculado de María viene antes que el Mío sobre la tierra, aunque luego reinamos unidos. Pero
María me tiene que preparar a toda la humanidad. Y esa preparación viene a través de la Gran Tribulación.
Es una Purificación de la Humanidad. Para la que os estáis ya preparando.

Las guerras y las catástrofes han venido ya sobre buena parte de la Humanidad, y ahora se presenta un tiempo duro para
España.
Pero tengo que deciros que en España no logrará triunfar la Serpiente como ya lo ha hecho en otros países, porque todavía
quedan entre los españoles almas dignas de su nombre.
Porque es en la sangre de vuestros innumerables mártires en la que os bañáis y purificáis.
En la sangre de los que supieron vencer y morir por la fe y por la salvaguarda de la Nación española, que es bastión de fe
para tantos países y lugar donde se miran.
Digamos que, si lo consiguen con España, lo consiguen con el mundo.

¡Pero no lo conseguirán!

Para ello Yo te suscito, “Juana de Arco”, [4] y te doy, desde aquí, las órdenes para mi Ejército.
La primera ha venido por mi Madre: Conversión y Esperanza. Preparaos a luchar y a laborar por mi Reino.
¡Hay mucho que hacer! No están entrenados y están abotargados.

Ésta es mi segunda instrucción para vosotros: sabed prescindir de televisión, lecturas, música e internet -cosas que os quitan
mucho tiempo-, y buscad en el día largos ratos para orar Conmigo.
Orad en vuestra casa. Orad en la calle, en el transporte, en el campo, paseando, y orad, sobre todo, en el Templo. Venid a
visitarme. Visitad el Santísimo y estaos largos ratos Conmigo. Si puede ser adorando en la Custodia, mejor.
Tened así “hambre eucarística”, deseos de estar Conmigo y uniros a Mí. En la Comunión y en todo vuestro día.
Pero esa unión en todas las cosas no puede venir si antes no ha sido una unión eucarística.

¿Podré pedíroslo?

¿Queréis hacerme compañía?

Me encuentro muy solo en este frío lugar de los Sagrarios abandonados de vuestra España. Son innumerables los Sagrarios
que no tienen compañía.
Hoy desde aquí hago un Llamamiento a los españoles a que me acompañen en sus Sagrarios, los que tengan más cercanos a
sus casas.
Va a llegar un momento que se va a proclamar “la Gran Profanación” de las iglesias en vuestro país. Y Yo quiero que se la
impidáis. No podrán profanar una iglesia que se encuentra plagada de fieles.
Mi Llamamiento es a que vengáis a las iglesias. A que salgáis de vuestras casas y que le demostréis al Malo que queda fe
en vuestros días. Y que en España no habéis perdido la fe en Cristo Eucaristía.
Se anuncia en vuestra España una “desamortización”.
Quiero que todos los partidos, de izquierda y de derechas, demostréis al Malo que español es lo mismo que católico y
creyente en Cristo Jesús, que España y Dios es una misma cosa. [5]
Y que desde aquí saldrá el Reinado Eucarístico. Las instrucciones y las bases para extenderlo en el mundo entero.
Así como llevasteis la fe y fuisteis pioneros de la Evangelización para otras tierras, seréis pioneros en esto.

Yo os lo he dicho y es Palabra de Dios, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

[1] Después de que el Padre me dé el visto bueno, daré este Mensaje mañana para los de la Reunión de Oración, y luego se
publicará para todos en la web.
[2] El “Centro Bethlehem”, que ha sido pedido por Jesús.
[3] Se refiere a la Muerte y Resurrección de la Iglesia, del Cuerpo Místico de Cristo.
[4] Dios suscitó a Juana de Arco en 1425 para defender a Francia de los ingleses. Jesús llama a Margarita “Juana de Arco”
desde hace muchos años, porque también tiene que defender España y a la Iglesia.
[5] En cuanto que España es fiel a Dios, ante todo.

Mensajes en los que el Señor o la Virgen piden un Centro de Espiritualidad

Virgen. (15-03-2016)

Comprométete que harás cuanto sea posible y está de tu mano para el cumplimiento (de) esta Obra (la VDCJ), con la promesa, querida, de que vais a construir un Centro de Adoración, y Peregrinación, junto con las Promesas de su Verdadera Devoción, llevando al mundo nuestro Amor. Que tú harás todo lo posible por construirlo y llevarlo a cabo, junto con una Editorial.

En ese Centro organizarás veladas de oración, donde les hablarás de Mí y de mi Hijo, y de la Transformación que Yo hago en los corazones, empezando por el tuyo.

Jesús. (30-08-2016)

Hoy te hago un Llamamiento: que, ¡por Dios y por España y por toda la Cristiandad!, procures con todas tus fuerzas, y por ello da la vida, en iniciar un Centro de Reparación y de Purificación, de Consuelo y Amor Oblativo ante (el) Santísimo Sacramento del Altar.

Que sea un Centro donde las almas puedan iniciar la Vida Unitiva con el Corazón Eucarístico de Jesús.

Las Gracias que se alcanzarán serán de Reparación por los pecadores.

Será de un Gran Consuelo para nuestro Dios, y de Unión con el Santo Sacrificio del Altar, bajo la Devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

Será un Centro para alcanzar la mística unitiva con Nuestro Dios Creador, a través del Corazón Sacrosanto Eucarístico de Jesucristo, su Hijo.

Este Centro no lo hay en España. Ni en el mundo. Todavía. Todavía no hay otro igual.

Virgen. (18-03-2017) (En Fátima).

Constrúyeme ese Centro de Peregrinación. Que allá donde vayan los Peregrinos puedan obtener la Gracia de la Conversión-Transformación de los corazones en otros Corazones de María.

Jesús. (13-04-2017)

Este Centro será expiativo y será oblativo, donde se entregan las almas.

Donde Yo realizo el milagro de la transformación de los corazones entregados.

Donde Yo uno a mis esposas en uniones eucarísticas y con las gracias unitivas místicas con mi Corazón.

Será un Centro donde ocurran los milagros de transformación de los corazones y también algunas sanaciones físicas.

Virgen. (13-04-2017)

(Logra) la creación de ese Centro espiritual para dotar a la población de Gracias Místicas especiales, necesarias para estos Tiempos.

Que va a ser también el Oasis de muchos sacerdotes y donde vengan a beber almas especiales que tienen que ayudar mucho a los demás allá donde Dios les va mandando.

Jesús. (06-09-2017)

Quiero que sea un Centro donde invada la alegría de vivir. Quiero luz, no penumbra. Quiero optimismo en todas las charlas y conferencias. Juegos de los niños y de los jóvenes. Alegría de compartir. Formación y oración, en un ambiente integral y sencillo.

Jesús. (07-11-2018)

Esta Casa no sólo será un refugio para venir a refugiarte en los tiempos malos.

Esta Casa es un Centro de trabajo y apostolado, de trabajo constante por el Reino Nuevo.

No es un lugar a donde vengan a refugiarse los buenos, sino un Centro de transformación de los malos en buenos. De los corazones malos y raquíticos de los hombres, en corazones buenos y generosos.

Jesús. (30-06-2019). (Día de la Renovación de la Consagración de España al Corazón de Jesús).

Es la masa sin rumbo de la que está hecha la Nación Española, la que necesita sabios guías que guíen al único rumbo: Dios y la Vida en Dios.

Este pueblo de místicos, se les roba la vida de unión esponsal, mística, conmigo.

Este pueblo de guerreros, se le adocena en la comodidad y la sensualidad o el sentimentalismo hueco.

Entonces se ahoga su espíritu y muere.

¡Dadle “mística”! ¡Dadle batalla! Sin esto no conseguiréis moverle.

1º.- Una vida de unión muy fuerte a Mí.

2º.- Y una lucha sin fin por los valores del Evangelio. Una lucha por implantar mi Reino en el mundo.

Estos son los dos fines de la Nación Española. Estas son sus dos misiones.

Olvidad esto, y no tendréis españoles.

Sin embargo, querida, Yo te digo. ¿Puedo hacer de tu Centro un lugar para ambas cosas?

Yo te suscito para esto.

Conducid a la masa ingente de personas que caminan sin rumbo.

Animad y enseñad a una vida mística de unión profunda con el Corazón Eucarístico de Jesús.

Adiestrad guerreros para la lucha activa dentro del mundo, con las armas de la fe, para implantar, junto conmigo, mi Reinado.

Mensajes Relacionados

Mensajes en los que el Señor o la Virgen piden donativos populares para adquirir el Centro de Espiritualidad

Mensajes del Señor con las Promesas para aquellos que vivan y difundan el Carisma de la VDCJ

Donar

Mensajes en los que el Señor o la Virgen piden donativos populares para adquirir el Centro de Espiritualidad

Virgen: (14-07-2017):

La Hora es dura, hijos, y para eso os he estado advirtiendo, y advirtiendo tiempo.

El Don no va a sucumbir. Más bien ahora va a crecer. Se te darán las llaves, se te dará el Centro.

Difunde sin miedo todo.

No tengas pena en aceptar dinero que la gente quiere donar. ¡No lo donan a ti! Lo donan para la Obra, la Obra de Dios, y que saben que es de Dios.

¡Alégrate! ¡Tantas bendiciones te rodean!¡Alégrate!

Tu labor es muy grande, tu misión es ingente. ¡Pero siempre me tendrás a tu lado! ¿no lo notas? ¿No lo ves?

Jesús: (10-04-2018):

¡Adelante! Todo marcha. Y el Señor está contento. Y no nos retira su favor y va abriendo camino.

Nunca el Señor ha abierto camino a los que no se han lanzado a ello. Primero hay que lanzarse abiertamente y con todas sus consecuencias.

Lanzaos a todo ello. Pedid donaciones, sí. Decid que el Señor lo necesita.

Jesús: (12-04-2018):

No temas, querida, tú vas Conmigo.

Es así como Yo llevo las Obras de Dios.

Soy Yo, Dios, el que he tomado las riendas.

Quiero suscitarte, hija mía, para un gran grupo de eruditos y gentes altas. De alta alcurnia. De las clases altas de España.

A ellos tienes que enseñarles mucho. Tienen mucho que aprender de ti. Es en estas clases, dominantes, y con mano para hacer cosas en España, que tú debes ayudar para levantar juntos esto.

Te suscito primero a ellos para que te ayuden con su dinero, muchas veces que no saben dónde donar.

Y ahora que lo van a perder todo, por la gran crisis que se os avecina, ¿por qué no darlo mejor en una buena Obra?

Ponte a trabajar y hazlo todo por mi Reino.

Virgen: (28-05-2019):

¿Cómo podrías estarte dedicando a esto con tanta tranquilidad, saliendo todo tan suave? ¿Con tanto trabajo, pero a la vez como si hubiera salido solo? ¿Con tanta atención de parte del Señor?

¡Y el Señor suscitando a tantos sin que lo hayas hecho tú directamente! Sin hacer apenas tú nada, salvo tu deber cotidiano y en obediencia a Él.

Así es como seguirá saliendo todo.

Es una Obra muy grande la que se prepara. Sed fieles. Sedme fieles, que veréis maravillas.

No te preocupes cuando escuchas cosas tan grandes que el Señor espera de ti y espera hacer con tu Obra. No viene todo de repente. Viene paso por paso y como si fuera de la forma más natural.

Recibiréis esas donaciones, pues las almas no pueden más con esta realidad de pecado y están deseando que venga el Reino Nuevo.

Donándoselo a la VDCJ, el Señor les transmite que aceleran así su Venida.

Y aunque ellas no lo vayan a ver, son dichosas en contribuir en ello.

No tengáis reparo y aceptadlas todas. Incluso propiciadlas.

¡Lanzaos!

¿Queréis tenerlo ya? Depende de vosotros.

Díselo.

Jesús: (08-06-2019; Vigilia de Pentecostés):

Jesús mío, ¿y ahora yo qué te pido?

Pídeme el mundo.

Jesús mío, ¡que el mundo sea Tuyo! Que los hombres todos vuelvan a Ti.

Es justo la petición que me agrada.

Para eso la razón de ser de estos escritos.

No tengas apuro en recibir dinero de las personas, pues no te lo dan a ti, sino a Mí. Lo dan a mi Obra, y agradecidas. Y porque quieren que la Obra llegue a más gente y les haga tanto bien como a ellos. Y también porque quieren pedirme alguna bonanza para ellos o sus allegados.

Por eso no tengas apuro en recibirlo.

Sé que, si te lo dan a ti, se va a utilizar bien, y utilizar en el bien de las almas.

Mira cómo tú tan sólo tienes que ser una dispensadora del Bien de Dios.

El Señor se los da a unos pocos para que repartan.

No temas recibir ningún dinero, pues es a Mí a Quien se lo dan, al dártelo a ti.

Agradece, pero siempre “en Nombre de Jesús”.

Que tengan la seguridad que eso se va a emplear en Obras sociales y en bien de las almas.

Amada, Yo sé que puedo confiar en ti. Por eso te lo doy.

Jesús: (11-06-2019):

Cuánta gente buena y “maja” movilizas. Qué buen ambiente entre vosotros. Cuántos valores humanos y divinos. ¿No ves en esto la Obra de Dios? Dios sabe bien qué hace cuando elige a lo que elige.

Y así, Yo voy a querer que en este Centro estéis cuanto antes mejor. Preparaos a recibir las donaciones.

Amada, te quiero.

Virgen: (23-06-2019):

Vosotros sólo podéis hacer en cada momento lo que debéis hacer porque no sabéis si tendréis un día de mañana y a cada día le basta su propio afán.

Lo del Centro ¡depende tanto, y tantas cosas deben confluir para que tenga lugar!

Es difícil, querida, mover a la gente. Cada vez más os encontráis más apoltronados y sólo pensando en lo vuestro, vuestros propios beneficios y vuestras cosas.

Para el Centro hace falta un altruismo muy grande. Y tú sola no puedes con esto.

Si no conseguís dinero, el Centro no podrá tener lugar.

Deja que otros vayan a su ritmo, pero necesitáis crecer en eso.

Jesús: (25-06-2019):

Prosperará todo lo tuyo, en tu sencillez. No te darás ni cuenta tampoco al avanzar toda tu Obra, pues la Gracia va obrando en lo escondido

Jesús, ¡me encuentro tan inútil para todo!

Es en esa “inutilidad” donde prosperará mi Gracia.

Querrán estar contigo, querrán formar parte de tu (Mi) Obra sólo por la sencillez con la que reciben Gracia de Dios por tu parte. Y sin proponerse nada más.

Cuanto tú tengas la Obra, el Centro, ponlo siempre a disposición de todos.

Que sea una Casa en donde se puedan sentir bien, a gusto, que no molestan.

Es en la sencillez, la naturalidad, la alegría, la biendicencia siempre, el perdón y la falta de rencor, el optimismo y la esperanza con que enfocas todo, cómo desbancarás a tus enemigos. Que cada vez más, tendrán “mala-baba” del odio, la tristeza y el rencor, la desesperanza. Y por sus frutos los conoceréis.

Dedícate a seguir adelante, desoyendo todas las voces en contra de esta Obra que no tienen autoridad para ti. Pretenden mandar sobre lo que no tienen mando.

Desde aquí, apoya a la Iglesia, al Papa, y sé fiel a su Doctrina. Desde aquí, apoya a todos y ama a todos.

Con el dinero donado, ayuda a las gentes.

Crea “Obra Social”.

Mensajes Relacionados

Mensajes en los que el Señor o la Virgen piden un Centro de Espiritualidad

Mensajes del Señor con las Promesas para aquellos que vivan y difundan el Carisma de la VDCJ

Donar

Mensajes del Señor con las Promesas para aquellos que vivan y difundan el Carisma de la VDCJ

Jesús: (06.10.2016)

Las Promesas son (aumentables) porque habrá muchos grados al leer.[1]

Unos sólo lo leerán; otros se moverán un poco; otros cambiarán de vida y lo aplicarán a su vida como un Camino; en otros la transformación será radical.

Hay algunos que te ayudarán,[2] pero sin implicarse demasiado, y otros que te ayudarán siendo su vida una vivencia radical eucarística según la VDCJ”.

Jesús: (07-11-2016)

¡Oh, amada!, ven, cariño, ven y no temas.

Yo te he dicho que eres suscitada para el enorme Pueblo de Dios. Tu Mensaje es universal. Tu Mensaje es a todas las gentes.

En los Últimos Tiempos de la Iglesia existe mayor profusión de Gracias, y en los Últimos Tiempos existe más horror y pecado, más tentación, más vicio, y la fe se halla más ennegrecida. Por eso tiene más mérito perseverar en estos Últimos Tiempos.

Para los Últimos Tiempos está reservado el Mensaje más Tierno.[3] Y Yo te lo he comunicado a ti.

Por eso, amada, debes alegrarte.

Debes alegrarte, y que se alegren contigo todos los que buscan ayudarte, porque Yo les prometo las mismas Gracias reservadas para ti, por ayudar a esta Obra.

No me refiero a locuciones, porque ésas son sólo para ti, amada mía, en intimidad tú y Yo, tuya y Mía. Sólo los dos. Me refiero a todo lo que va parejo a esto: gracias eucarísticas, prosperidad en sus empresas, protección especial del Cielo, perseverancia continua, luces espirituales, luces en el entendimiento, fortaleza en el espíritu, longanimidad, (…) de ánimo. Y que se les adjudique la salvación de miles de almas, y que esto les sea contado para la eternidad.

Incluso su protección para sus seres queridos, la evitación del infierno para ellos y la perseverancia final.

Jesús: (23-02-2017)

Y después de haber visto, querida, todo lo que te he dicho, que Yo te voy a proteger, ¿no confías en Mí?

Así todos los que, como tú, trabajan por el Evangelio y ponen su confianza en el Señor:

Pondré paz en sus familias.

Les libraré del Enemigo.

En la hora de la muerte, seré su Auxilio.

Su vida será plena y dichosa, aun en las mayores adversidades.

Saldré como Defensor ante sus acusadores.

Mi Corazón será su morada en el día del peligro.

Jamás pedirán una cosa y quedarán defraudados.

Seré la culminación de todos sus anhelos.

Cuando lloren, serán consolados.

Les prometo, no tanto dicha en la tierra, sino felicidad eterna. Pero aquí todas sus cruces se les harán dulces.

En su vocación, pleno cumplimiento de mi Voluntad.

En su duda, Luz.

En el reposo, Paz en el alma.

¡Alaba, Israel, al Señor por todos sus beneficios![4] Que Yo amplío mis Promesas en esta niña, para todos los que vivan la Verdadera Devoción al Corazón de Jesús Eucarístico, que serán co-redentores Conmigo, con todo lo que eso conlleva:

Serán contadas por miles las almas que por su medio llegarán a Dios.

Les prometo en el Cielo una dicha especial. Porque, ¿cómo es la dicha de los unidos a Mí-Eucaristía en la tierra? Ah… la dicha no tendrá límites. En el Cielo seguirán gozando de ella y les serán comunicados todos los Misterios Eucarísticos. Porque Dios, en su Eterna Misericordia, quiso hacerse Eucaristía con vosotros.

Porque no es sólo que se quiso quedar para acompañaros en la tierra. Es que os quiso hacer partícipes de Él mismo.[5] Y os quiso convertir en otros Yo, otros Cristo.

Aunque no fuerais sacerdotes, ¡todos sacerdotes!; aunque no fuerais profetas, ¡todos profetas!; y aunque no fuerais rey, ¡todos rey, pues (sois) hijos del Rey![6]

Os quiso hacer hijos en el Hijo.[7]

Os quiso hacer morada del Espíritu Santo.[8]

Os quiso hacer partícipes de la Gloria de Dios.

Y os quiso hacer co-redentores con la Madre, mi Madre. Madre de Dios y Madre vuestra.

¡Oh, Marga!, que podrías estar toda la noche escribiendo sobre las Promesas, y no acabarías.

En el Cielo os lo seguiré comunicando, porque son las Promesas de la Obra de la Redención.

Ser salvadores de vuestros hermanos. Corredimir con Cristo.

Podría parecer esto una fría transacción en: “Si yo te doy esto, ¿tú qué me das?” Y así no quiero que se entiendan las Promesas.

Yo no doy Promesas sobre una Devoción para rellenar unas casillas de un formulario y adquirir así más puntos para ir al Cielo. Esto no es un negocio.

Es una Comunión de Vida y Amor, y a Mí has de venir por el amor que me tienes, no por lo que Yo te voy a dar.

A los que se enamoran de Mí, Yo les prometo las Nupcias eternas con el Amor de los Amores, y ahora aquí en la tierra las nupcias místicas en mi Alma y con mi Cuerpo Eucarístico.

Les prometo ser, en el Cuerpo Místico de Cristo, que es la Iglesia, el Amor, el Corazón Místico de Jesús.

Les prometo Unión Mística Conmigo, como la de los grandes santos.

Les prometo Presencia constante de Amor. Acompañamiento perenne de mi Santo Espíritu.

A quien sea fiel a sus votos, recompensa de fiel en el Cielo.

Y aún hay más:

No se perderán ninguno de los seres queridos.

Y Cielo para los que les maltratan.

Les prometo cruel persecución en la tierra, pero Dios mismo, con sus manos de Padre, librará a sus hijos de la trampa (red) del cazador.[9]

En la enfermedad, Yo mismo velaré su cama.

Y mi Madre será enviada especialmente para aleccionarle y educarle, y corregirle, y convertirle día a día, a la Vida nueva.

Será la Madre y Maestra que les enseñe el Camino.

Serán llamados a formar y alistarse en el Ejército de María. Con Ella como Capitana, ganarán las más feroces batallas contra el Enemigo.

Con mi Rosario, pararán las guerras y desastres.

Con mi Escapulario, saldrán ilesos del peligro.

Serán purificados a fuego y encontrados aptos.

Serán con su palabra espada de doble filo.

A su paso se convertirán las almas y expulsarán los demonios.

Prometo, en la Entrañable Misericordia de mi Corazón, que jamás serán confundidos en medio de las vanas doctrinas que se extenderán por el mundo en los días aciagos de la Gran Tribulación.

Ninguno de sus hijos morirá de muerte violenta.

Su familia no será quebrada, aun en medio de la prueba y la desdicha.

Les prometo muchos oprobios y vituperios a causa de los hombres malos de iniquidad. Pero éstos se les transformarán en perlas para la vida futura.

Les prometo Cruz, pero Gloria.

En mi Resurrección Gloriosa, Corazón de Cristo[10].

Jesús: (07-04-2018)

A los que te ayudan, Yo también les ayudaré en todas sus empresas.

[1] Al leer los libros de “Dictados de Jesús a Marga”.

[2] Que ayudarán activamente en la difusión de la VDCJ.

[3] Cfr. Rm 5,20.

[4] Cfr. Sal 103,2.

[5] Cfr. Hb 3,14.

[6] Esta frase es muy rica en contenido y necesita una breve aclaración. En el Nuevo Testamento a Jesús se le dan los tres títulos: sacerdote (Hb 4,14-16; cfr. Jn 19,23; Ap 1,13), profeta (Lc 24,19) y rey (Jn 6,15; 18,33-37; Mt 21,1-11; 27,37-42). Para san Pedro, la primitiva comunidad cristiana era real y sacerdotal, y tenía la función profética de proclamar las obras maravillosas de Dios (Cfr. I P 2,9-10). La tríada “sacerdote-profeta-rey” vuelve a aparecer en el siglo IV. El beato Cardenal John Henry Newman (s. XIX) aplica esa tríada al triple ministerio de la Iglesia, interrelacionando los tres elementos. En el siglo XX, Joseph Fuchs e Yves Congar la aplican a los laicos. La tríada es estudiada por Pío XII en su Encíclica “Mystici Corporis”. El Concilio Vaticano II da un gran paso en su estudio, aplicándola a Cristo, a los sacerdotes y a los laicos, especialmente en la Constitución dogmática Lumen Gentium. El Código de Derecho Canónico (c. 204/1) lo cita expresamente. El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda: “Los bautizados vienen a ser “piedras vivas” para “edificación de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo” (1 P 2,5). Por el Bautismo participan del sacerdocio de Cristo, de su misión profética y real, son “linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido, para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz” (1 P 2,9). El Bautismo hace participar en el sacerdocio común de los fieles”. (nº 1268). Pero, naturalmente, siempre distinguiendo entre el sacerdocio ministerial y el sacerdocio común o de los fieles.

[7] Constitución “Gaudium et spes”, del Concilio Vaticano II, nº 22.

[8] Cfr. I Co 3,16; 6,19; Ef 2,22.

[9] Cfr. Sal 91,3.

[10] En la Resurrección de la humanidad, ser en el Cuerpo Místico Resucitado, Corazón de Cristo Resucitado.

Mensajes Relacionados

Mensajes en los que el Señor o la Virgen piden un Centro de Espiritualidad

Mensajes en los que el Señor o la Virgen piden donativos populares para adquirir el Centro de Espiritualidad

Donar

Mensaje de Jesús sobre la Renovación de la Consagración de España al Sagrado Corazón

30-06-2019
(Día de la Renovación de la Consagración de España al Corazón de Jesús)

Jesús:
          Jesús, ¡estás Contento!
Sí. Lo estoy.
Veo todos estos corazones sinceros de mis hijos que hoy se congregan en el Cerro, el esfuerzo y el sacrificio que ha supuesto para tantos venir, y que ofrecen por España y como propiciación por sus pecados, y eso me agrada.
Muchas Congregaciones, muchos Movimientos, muchas Parroquias hacen su esfuerzo hoy, un día puntual y crucial.
Todo ese esfuerzo no quedará en vano, porque Yo lo tomo y, junto con mi Sacrificio, lo ofrezco al Padre.
Me agrada el esfuerzo organizativo de la Diócesis de Getafe, a veces no apoyado (seguido) por otras Diócesis, pero en su conjunto tan agradable a Mí.
Veo que, en muchos españoles, en la mayoría, hay buena voluntad, pero en la mayoría también, falláis en una cosa. Y es “el día después”.
Sois capaces de darlo todo en una especie de “descorchamiento” 1 de las botellas de champán, pero falláis en la organización de la constancia de ese esfuerzo y de ese ímpetu.
¿Por qué esto no persevera? Deberíais pensarlo.
¿Por qué, de este espíritu que hoy se respira en el Cerro y tan agradable a Mí, se encuentra tan poco luego, en vuestra vida “real”, en vuestra auténtica vida cotidiana, en vuestro día a día?
¿No sabéis que estáis ahogando vuestra esencia?
¿Por qué hoy mi Corazón también Sonríe con vosotros? Porque estáis haciendo aquello para lo qué habéis nacido: “Para alabar, honrar, amar y hacer reverencia a Dios Nuestro Señor”, como rezan tantas vidas de vuestros místicos y vuestros santos.
¿Por qué pretender dar la espalda y cerrar los ojos a vuestra realidad, que es ésta?: Gozosos en mi Presencia.
Hoy, ayer, estos días… múltiples confesiones, deseos sinceros de cambiar. ¡Eso me agrada, hijos míos!, ¡eso me agrada! ¿Será verdad?
¿Será verdad lo que oyen mis oídos y ven mis ojos? ¿Será verdad que el pueblo español venga verdaderamente a Mí?
¡Oh, reza y sacrifícate mucho hoy y todos estos días y siempre, para que esto suceda!
Mi Corazón se consume en Anhelos de la Hora de esta Consagración. 2
Mirad, ¡abro mis Brazos prontos para acogeros!
¡Venid a Mí! ¡Venid a Mí!

¡Cuántas acechanzas contra vosotros! ¡Cuántas trampas contra vosotros!
¡Pero vosotros sois mis hijos! ¡¡sois mis hijos!!
Sois mis hijos muy Amados, ¡queridos!, ¡decidme, por favor, que no os dejaréis vencer! ¡Decidme que les haréis frente!

Mirad, no poned la excusa en: “Es que nuestros Obispos no hacen, no nos dicen…”
¡Vosotros! ¡Vosotros!, ¿estáis dispuestos? Dejad de señalar a uno y otro lado y señalaos a vosotros mismos y a vuestro corazón.
¿Estáis dispuestos?
¿Desde cuándo el Pueblo español ha necesitado de otro para levantarse? ¿Es que no puede hacerlo por sí mismo?

Quisiera imaginarme, amados, una España Libre, Grande, en su pequeñez y sinceridad y humildad. Sí… quisiera imaginaros Grandes y Libres. Como lo que sois.
Si no sois así, no estáis haciendo caso a vuestra esencia y a vuestro ser.
Sois Grandes, porque vuestro corazón es generoso, es dadivoso y es amante. Amante de grandes gestas, amante de amplios horizontes y grandes conquistas. Soñador. Sacrificado por un ideal ardiente. Que, si os ponen un peligro, lo superáis; una meta difícil, os lanzáis aún con más ahínco.
Corazones hechos para grandes cosas. Que, en lo pequeño y enclenque, se amustian, se frenan y se paran. Se deprimen.
¡Grandes horizontes! ¡Grandes conquistas!
Esto es lo suyo.

Y Libre. Libre porque es el demonio el que no puede atacaros. Aventureros e independientes de los esquemas de los demás. Al servicio sólo de Quien merece la pena: Yo. ¡Dios!
“¡Dios es español!”, decía aquel. 3 Y no le falta razón. Los españoles sois de Dios. Y Dios es vuestro.
¡Yo Soy vuestro! ¡Tomadme! ¡Amadme!
Si sois esclavos de satanás, estáis renunciando también a vuestra más íntima esencia.
El español es de Dios.
Por eso, querida, ¡Deseo! ¡Anhelo! esta Consagración.
Mi Corazón se abre a vosotros, ¡entrad!, ¡entrad!

En este día de calor, habéis venido a estar Conmigo. Yo os lo agradezco, como también todos los pequeños y grandes sacrificios de cada una de las almas que hoy me habéis ofrecido por la Nación española.
Sabed, hijos míos, diles, que Yo los tomo y Yo los aplico en beneficio de ella, que tanta falta le hace.

¿Veis todos esos jóvenes? ¿Veis todas esas almas?
Están deseando ser dirigidas, ser conducidas. ¡Os esperan! Desean rumbo, tienen ansias de Dios. Os necesitan.
Personas mayores que sólo quieren sobresalir, personas mayores que ya tienen su rumbo hecho o los que miran por sus propios intereses, aunque sanos, esos no, no os necesitan. Ya están encarrilados y dirigidos.
Es la masa sin rumbo de la que está hecha la Nación Española, la que necesita sabios guías que guíen al único rumbo: Dios y la Vida en Dios.
Este Pueblo de místicos: se les roba la vida de unión esponsal mística conmigo.
Este Pueblo de guerreros: se le adocena en la comodidad y la sensualidad o el sentimentalismo hueco.
Entonces se ahoga su espíritu y muere.
¡Dadle “mística”! ¡Dadle batalla! Sin esto no conseguiréis moverle.
Una vida de unión muy fuerte a Mí.
Y una lucha sin fin por los valores del Evangelio.
Una lucha por implantar mi Reino en el mundo.
Estos son los dos fines de la Nación Española. Estas son sus dos misiones.
Olvidad esto, y no tendréis españoles.

Sin embargo, querida, Yo te digo. ¿Puedo hacer de tu Centro un lugar para ambas cosas?
Yo te suscito para esto.
Conducid a la masa ingente de personas que caminan sin rumbo.
Animad y enseñad a una Vida mística de unión profunda con el Corazón Eucarístico de Jesús.
Adiestrad guerreros para la lucha activa dentro del mundo, con las armas de la fe, para implantar, junto conmigo, mi Reinado.

Sí, querida, ¡es tan grande esto! ¡Te ves tan pequeña!
Sí.
Es que tú tan sólo tienes que decir Sí. El resto ya lo pongo Yo.

No. No están todos los Obispos de España, no. Sois un pueblo sin dirigentes. Los que os dirigen están abrumados por la responsabilidad en estos Tiempos recios.
¿Por qué estáis esperando de ellos las órdenes para amarme, lanzaros y trabajar por Mí? ¿No sabéis lo que tenéis que hacer?
Se sobreentiende en todo cristiano la entrega y consagración por el Evangelio.
¿Qué cosa obvia os tienen que decir?
¿A qué a daros permiso?
¿Me podéis decir, alguno de vosotros, que no acude al Sacrificio Perpetuo a diario “porque su Obispo no se lo dice”, “porque su párroco no le insiste? Me ponéis excusas indignas de vuestra estirpe. ¿Cómo os habéis adocenado? ¿Dónde está vuestro Amor a Mí?
Desde el Cielo Yo no me lo creo. ¿Vosotros os lo creéis?
Tenéis Congregaciones, tenéis Movimientos en donde escucho la misma excusa: “Mis dirigentes son malos”. “No nos ayudan”. “No nos mueven”.
¿Y vosotros? ¿A quién le sirve esta excusa?

Mirad, queridos, que Yo puedo hacer Maravillas con que sólo unos pocos me digáis sí, de allá donde vuestras Órdenes o lugares os representen.
Sí. ¿Por qué no dejar al pueblo español que en un variopinto mosaico me alabe y me honre con la originalidad que les caracteriza? ¿Por qué pretender uniformarlos en una sola manera de alabar y servir a Dios, si ellos me agradan así, siendo tan ricos en matices? Pero con un mismo objetivo: Yo-Dios y Señor de sus corazones.
A veces pretendéis moverlos por donde no se puede.
Conocedlos y conoceos.
Y volved a vuestros orígenes.
Lo que aquí os digo os vale más que todos los planes Pastorales.
¿Y no queréis escuchar, queridos, que el Corazón de Jesús está Contento con lo hecho hoy y que espera mucho de vosotros?
Os lo repito: Dejad a los que no se pueden conducir y conducid a la enorme masa ingente de almas que espera su Camino en Mí.
Dejad lo que no se puede.
Id por lo que os espera y necesita.

Amada, quiero que tú les hables y les lleves este Mensaje de Esperanza a sus corazones.
Diles que me encuentro Abierto para ellos.
¡Diles que Yo perdono todo!
Diles que vengan a Mí.
¡Antes de que se arrepientan, ya no me acuerdo! 4 ¿No pueden ver mi Amor?
¡Que no tengan miedo!
¡Que no tengan miedo, y que vengan!

¡Aprovechad! ¡Aprovechad esta Consagración!
¡Cambiad de vida! ¡Cambiad!
Os habéis esforzado al venir hoy aquí. ¡Seguid esforzándoos!

Los jóvenes: ¡formad familias santas!
Los llamados a vocaciones consagradas: ¡responded con generosidad!
Sed los constructores de un Reino Nuevo.
Que nadie os asuste y desanime con noticias de catástrofes. ¡Mirad hacia lo Alto! Pensad en lo que os espera. El horizonte es grandioso.
Os espera la Paz.
Pacificad vuestros corazones primero y así seréis sembradores de la Paz en el mundo, poniéndola principalmente en vuestra Patria.

¿Por qué enfadarse cuando oís que “en España no hay Paz”, si no la hay?
¿Hay Paz en vuestras almas? ¿La hay en vuestras Comunidades? ¿Y en vuestro suelo? ¿Y en vuestras instituciones? ¿Os escandaliza tanto escuchar que los españoles estáis en guerra contra vosotros mismos?
Miraos bien. Es un “todo contra todos”. Poneos de acuerdo. Aunad intereses. No luchéis contra vuestros propios hermanos.
No os habéis mirado bien.

Haced una introspección sobre vosotros mismos y volved a Mí, volved a vuestros orígenes.
Si se viera entre vosotros verdadera Caridad, convenceríais hasta a las piedras. Así sois. Yo sabía muy bien qué hacía cuando os elegí.

¡Os elijo! ¡Os elijo nuevamente!
¡¡El Señor no ha revocado su elección!! Os sigo eligiendo como en la primera hora.

Y os Llamo. ¡Os Llamo!
¿Oís?
¿Oís mi Voz?
Oíd, oíd la Voz. La Voz del Amado que llama de nuevo a tu puerta, la puerta de tu corazón, y te dice:
“¿Me abres? Si me abres, entraré y cenaré contigo. 5 Y tú serás para Mí mi pueblo y Yo tu Dios”. 6

¡Oh! ¡Oh, Dios mío! (Lloro).
¡Dios mío! ¡Esto no se puede resistir!
¡Tengo que decírselo a todo el mundo!
(La Intensidad del Amor de Dios era grandísima. Jesús estaba tan Radiante de Amor y nos Ama tanto. Es más que estas Palabras. Es algo que lo comunicará el Espíritu Santo a la gente cuando lea esto. ¡Qué Grandiosidad! ¡Qué Amor Infinito!).

[nz_sep top=”20″ bottom=”20″ width=”” height=”” type=”solid” color=”#e0e0e0″ align=”center” /]

[1] Aquí no sé si esta es la palabra. Es el sentido.

[2] Todavía no había tenido lugar y Jesús la esperaba Anhelante de Amor.

[3] Se refiere a lo ocurrido en los Países Bajos en diciembre de 1585, conocido como “El milagro de Empel”. El 7 de diciembre, los Tercios españoles estaban acorralados en la desembocadura del río Escalda a merced de la flota holandesa. Un soldado español, cavando una trinchera, encontró una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción. Lo interpretaron como un “aviso divino”. Esa noche una fuerte helada inmovilizó a la armada holandesa y permitió a la infantería española asaltar a pie y vencer a los barcos rebeldes. Frente a la absoluta derrota holandesa, el Almirante Holak pronunció la famosa frase: “Parece que Dios es español”. Con esta ocasión la Inmaculada Concepción fue proclamada Patrona de los Tercios españoles y de la actual Infantería española.

[4] Así es su Perdón.

[5] Cfr. Ap 3,20.

[6] Cfr. Jr 32,38; Ez 36,28.

X