Donativo Posada Bethlehem

10 100.000 

Hace más de 2000 años que dos peregrinos llegaron a la ciudad de Belén y las posadas de entonces cerraron sus puertas a la Sagrada Familia. El Hijo de Dios tuvo que nacer en la más absoluta de las pobrezas en una cueva utilizada como establo y consolado solo por el calor de unos animales y el amor de la Virgen María y San José.

Hoy Jesús nos pide que acojamos a la Sagrada Familia en la Posada de Bethlehem.  Y cuando los Sagrados Corazones moren en ella y en nuestros corazones, las puertas del Centro Bethlehem estarán abiertas a todos los visitantes que vengan a él, por eso ha pedido la construcción de una posada para refugio, sanación y consuelo de peregrinos.

«Este Centro es un Refugio que todavía está por construir.
Emprended ya las obras. Corre prisa. E id haciendo todo paso por paso, sin pausa.
Encomendadlo todo a San José, y él os saldrá por valedor.»

«Quiero que tu casa sea como un centro de Adoración y Peregrinación.»

«Una humilde posada que se llama Bethlehem. “Casa del pan”. Porque en ella está y habita el Pan de Vida, vuestra Salvación. Éste es vuestro Centro, vuestra Casa en el más amplio sentido de la palabra. La vuestra y la de todos: Casa del Pan, del Pan de Vida.»

«Donde se atenderá al Peregrino. Que allá donde vayan los Peregrinos puedan obtener de mi Corazón Eucarístico la Gracia de la Conversión-Transformación de los Corazones en otros Corazones de María.»