La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús

La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús

Segunda Instrucción: hambre eucarística

Segunda Instrucción: hambre eucarística

El 8 de enero de 2020, Jesús nos daba la segunda instrucción, en un mensaje que ahora vemos profético a la luz de los acontecimientos que, a los pocos meses, vinieron a condicionar nuestras vidas, con la pandemia, el confinamiento y “la nueva normalidad”.

Lo primero que hay que tener claro, es el objetivo, por lo que luchamos, para lo que nos estamos preparando. Dice Jesús:

El Triunfo del Corazón Inmaculado de María viene antes que el Mío sobre la tierra, aunque luego reinamos unidos. Pero María me tiene que preparar a toda la humanidad.

Y esa preparación viene a través de la Gran Tribulación.

Es una Purificación de la Humanidad. Para la que os estáis ya preparando.” [1]

Ese triunfo tenía como destinataria España:

“Yo quise, aquí, culminar la Historia de la Revelación del Corazón de Jesús.

Francia-Polonia-España.

Aquí, Garabandal: mi Reinado en la tierra. No quisieron escucharme. Se me expulsó. Pero no todos.

Por aquellos pocos que aún creen y creyeron en mi Mensaje, Yo me revelo ahora. Ahora quiero, por tu medio, culminar el Triunfo de mi Inmaculado Corazón aquí, en tu Patria”. [2]

 “Hay, en los Últimos Tiempos, un grupo de guerreros, que vienen de la Gran Tribulación y vienen de España.

Guerreros que saldrán de la Apóstata España.

Guerreros que se basan en los mártires de la Gran Tribulación.

Guerreros que son los hijos de los que supieron luchar y vencer por conservar la fe en su país.

No hablo de mártires conocidos ni grandiosos. Hablo de pequeñas almas combatientes en la pobreza y en el silencio. Pequeñas almas que siempre dijeron Sí y nunca dijeron No.

Esas almas que fueron la burla y el escarnio de sus Comunidades, sus Parroquias y sus propias familias. Almas valientes. Hijas de María. De ellas, ¡aprended!

Por ellas no se ha perdido la fe todavía en vuestra Patria. Muchos todavía viven. Otros han muerto ya. Son mártires callados. Con un martirio incruento en su corazón. Algunas son maestras vuestras”. [3]

Pero España, antaño tan fiel y tan privilegiada de Dios, también es una presa muy codiciada del maligno, como lo anunció la Virgen el 1 de abril del 2011:

“Amada, España es “cabeza de turco” para lo que se prepara a nivel mundial.

Pretenden empezar por España. Para que sea ejemplo de otros países.[4]

¿Y porque España es tan importante? También la Virgen nos daba la respuesta el 19 de agosto del 2015.

“Lees la Historia de España y ves cómo, puesta estratégicamente en una encrucijada de culturas y países, todos se han disputado desde siempre su valía. También ha sido buena transmisora e influenciadora de sus valores y de sus ideas en derredor”. [5]

Por su historia, por sus raíces católicas, por su afán evangelizador que llevó la Buena Noticia a muchos lugares del mundo, por ser luz y ejemplo de los países hermanos de Hispanoamérica (para lo bueno y para lo malo), España es una pieza muy codiciada por el Maligno.

Jesús anticipaba ya en enero de 2020, la catástrofe sanitaria, económica, religiosa y de control de la población que comenzaría unos meses después:

“Las guerras y las catástrofes han venido ya sobre buena parte de la Humanidad, y ahora se presenta un tiempo duro para España.

Pero tengo que deciros que en España no logrará triunfar la Serpiente como ya lo ha hecho en otros países, porque todavía quedan entre los españoles almas dignas de su nombre.
Porque es en la sangre de vuestros innumerables mártires en la que os bañáis y purificáis.
En la sangre de los que supieron vencer y morir por la fe y por la salvaguarda de la Nación española, que es bastión de fe para tantos países y lugar donde se miran.

Digamos que, si lo consiguen con España, lo consiguen con el mundo.

¡Pero no lo conseguirán!”. [6]

Y a continuación, nos comunicaba su segunda instrucción:

“Ésta es mi segunda instrucción para vosotros: sabed prescindir de televisión, lecturas, música e internet -cosas que os quitan mucho tiempo-, y buscad en el día largos ratos para orar Conmigo.

Orad en vuestra casa. Orad en la calle, en el transporte, en el campo, paseando, y orad, sobre todo, en el Templo. Venid a visitarme. Visitad el Santísimo y estaos largos ratos Conmigo. Si puede ser adorando en la Custodia, mejor.

Tened así “hambre eucarística”, deseos de estar Conmigo y uniros a Mí. En la Comunión y en todo vuestro día.

Pero esa unión en todas las cosas no puede venir si antes no ha sido una unión eucarística”. [7]

Jesús está solo en los Sagrarios, ha estado más solo que nunca en los Sagrarios durante el confinamiento de la Pandemia. Este mensaje fue de enero del 2020, unos meses antes de que empezara. Nos llamaba a que acudiéramos a la iglesia, no a que dejáramos de ir:

“Hoy desde aquí hago un Llamamiento a los españoles a que me acompañen en sus Sagrarios, los que tengan más cercanos a sus casas.

Va a llegar un momento que se va a proclamar “la Gran Profanación” de las iglesias en vuestro país. Y Yo quiero que se la impidáis. No podrán profanar una iglesia que se encuentra plagada de fieles.

Mi Llamamiento es a que vengáis a las iglesias. A que salgáis de vuestras casas y que le demostréis al Malo que queda fe en vuestros días. Y que en España no habéis perdido la fe en Cristo Eucaristía”. [8]

Lamentablemente, mientras en Polonia se abrían las iglesias, se ampliaban las Misas y se llenaban de fieles durante la pandemia, en España y otros muchos países, las iglesias han quedado desiertas y Jesús ha estado solo o casi solo en los fríos sagrarios, mientras la televisión, los móviles, internet… se convertían en los reyes absolutos de muchos hogares.

También proféticas en esta línea fueron las palabras que Papa Emérito Benedicto XVI dijo en audiencia privada en 2015, al que por entonces era Ministro del Interior de España, Jorge Fernández Díaz:

“El diablo quiere destruir España… El diablo quiere destruir España. El diablo ataca más a los mejores, y por eso ataca a España y quiere destruir España. El diablo sabe lo que ha hecho España a lo largo de su Historia: la evangelización de América, el papel de España durante la Contrarreforma, la persecución religiosa durante los años treinta del siglo pasado. Pero tenga confianza, los enemigos de Dios y de la Iglesia hacen mucho ruido y están muy presentes en los medios, pero sin salir en los medios y sin hacer ruido hay mucha gente que reza. Y esa oración es muy poderosa. Pero le voy a decir las armas con las que vencer al diablo y no va conseguir destruir España: la primera, la humildad; la segunda, la oración; la tercera, el sufrimiento y la cuarta, la devoción a la Santísima Virgen.” 

Jesús nos pide un cambio de vida, una vida donde la oración y la comunión diaria sea el pilar fundamental. Oración en todo momento y en todo lugar, pero especialmente ante el Sagrario. Jesús nos insiste en la importancia de la oración, en tener largos ratos de oración y adoración:

“¿Te digo cómo tienes y tenéis que hacer ese trabajo? Es fácil. Consiste sólo en venir a Mí. Venir a Mí en mi Tabernáculo eucarístico, pasar largos ratos de adoración. Aquí, lo que hago Yo es transformaros; tiene lugar el milagro de la transformación de mentes y corazones en Dios, de la verdadera conversión a Él”. [9]

En su mensaje del 26 de agosto de 2015 Jesús explicaba la otra pieza clave de esta transformación, la Eucaristía:

“En vuestras comuniones diarias, Yo os asimilo y vosotros me albergáis, me tenéis. Y realizo así el cambio de corazón, la metanoia, la conversión, vuestra conversión verdadera a la doctrina y a la Verdad de Dios Nuestro Señor; vuestros criterios y actuaciones según el Evangelio, vuestro descubrimiento de vuestro proyecto de vida de Dios-con-vosotros y las fuerzas y las directrices para llevarlo a cabo”. [10]

Pero ¿cuál es la finalidad de todo esto?: Preparar a las gentes para ser primicias del Reinado Eucarístico:

 “He de preparar aquí a las gentes en sus almas a unirse a Mí plenamente en mi Pasión,
Muerte y Eucaristización de la Iglesia, antes de mi Resurrección y el Reino Celeste.

En el Reino en la tierra es una Eucaristización de las almas. Por eso es el Triunfo de mi Eucaristía, el Reinado Eucarístico, donde Yo sea uno con ustedes en la consecución del Cuerpo Místico Eucaristizado de mi Iglesia. Todavía no es la Resurrección de mi Iglesia: es su Eucaristización”. [11]

Las primicias del Reino son Almas Eucarísticas, almas transformadas en la Eucaristía, Almas Eucarísticas, que lleven la Eucaristía a sus hermanos:

“Necesito almas consoladoras del Sagrario, de la Eucaristía, ¡¡pero también almas que lleven la Eucaristía a los demás!! Almas eucarísticas.

Pensad que a aquí, a la Custodia, no va a venir nadie si no le habláis de ella. Yo aquí rescato. Pero no vienen a Mí. No vienen a pedir ser rescatados.

Es éste mi mayor anhelo y lo que Yo os pido y Yo necesito: almas que me lleven a los demás. Almas que les hablen de la Eucaristía. Almas eucarísticas”. [12]

Con esas personas transformadas en Mí-Eucaristía, Yo podré renovar el mundo, porque ya no serán ellas, sino Yo. Yo en todos los corazones.

Cuando Yo-Eucaristía sea en todos los corazones, en el mundo habrá Paz. Cuando transforme a la gente en la Eucaristía”. [13]

 “En vosotros también se realizará la transubstanciación, que será parecer vosotros, pero ser Jesús.

En la Consagración seréis consagrados al Padre por medio de María. Y allí se realizará el milagro en vosotros de la transformación de vuestros corazones en el Corazón de Jesús. A venir a formar parte Conmigo, de mi misma Esencia.

Haceos uno Conmigo, de manera que quien os ha visto a vosotros, me ha visto a Mí”. [14]

Pero todo esto conlleva una promesa para España, para el Centro; una promesa para todos aquellos “guerreros” que siguiendo las instrucciones del Cielo y los mensajes de los libros de la Verdadera Devoción al Corazón de Jesús se conviertan en primicias del Reino nuevo:

 Desde aquí saldrá el Reinado Eucarístico. Las instrucciones y las bases para extenderlo en el mundo entero.

Así como llevasteis la fe y fuisteis pioneros de la Evangelización para otras tierras, seréis pioneros en esto”. [15]

[1] Mensaje de Jesús del 8-1-2020.

[2] Mensaje de la Virgen del 25-10-2011. Triunfo de la Inmaculada. Tomo II

[3] Mensaje de la Virgen del 25-10-2011. Triunfo de la Inmaculada. Tomo II

[4] Mensaje de la Virgen del 1-4-2011. Triunfo de la Inmaculada. Tomo II

[5] Mensaje de la Virgen del 19-8-2015. Reinado Eucarístico Tomo III

[6] Mensaje de Jesús del 8-1-2020.

[7] Mensaje de Jesús del 8-1-2020.

[8] Mensaje de Jesús del 8-1-2020.

[9] Mensaje de Jesús del 9-11-2012. Reinado Eucarístico. Tomo III

[10] Mensaje de Jesús del 26-08-2015. Reinado Eucarístico. Tomo III

[11] Mensaje de Jesús del 8-1-2020.

[12] Mensaje de Jesús del 10-12-2011. Reinado Eucarístico. Tomo II

[13] Mensaje de Jesús del 26-08-2015. Reinado Eucarístico. Tomo III

[14] Mensaje de Jesús del 23-9-2015. El Reinado Eucarístico. Tomo III

[15] Mensaje de Jesús del 8-1-2020.

Deja un comentario

X