Mensaje de la Virgen en el Mes de Mayo

10-05-2018

Virgen:

Virgen de Araceli - LucenaQuerida, mes de María… las realidades se os hacen más hermosas.

Cómo recuerdo antes, cuando en vuestra Patria todo era hermoso a través Mío. Las relaciones entre los hombres eran buenas, los noviazgos eran castos. Socialmente estaba bien visto ser cristiano, ¡y eso era bueno! Eso era bueno.

Las Avemarías de los Rosarios se elevaban desde vuestro suelo a Dios. ¿Dónde ha quedado todo eso? Dios miraba a vuestra Patria y la encontraba como una alfombra de rosas para su Venida, preparando su Venida.

Ahora, en estas Adoraciones del mes de mayo o en vuestros Rosarios de este mes, hay reminiscencias de aquello para vosotros, y reminiscencias de aquello para Dios… Y ¡cuán hermoso es! ¿Veis cuán hermoso es?

Hija mía, Yo quisiera que vierais, como Yo, como Yo lo veo, que no todo está perdido entre vosotros. Quisiera que escarbarais entre eso, ¡empezarais por aquí! Por “la piedad popular” aún no perdida, para Reconquistar vuestra Patria.

Queridos, os mueven aún las Procesiones, las Cofradías… Queridos, ¿quién no en vuestros pueblos se acuerda de la Patrona o las fiestas del Santo?

¿Ves vuestra riqueza? ¿No la veis?

Que nadie entre los míos desprecie esta piedad popular. Yo, vuestra Madre, la quiero y la amo. Amo vuestros honores prestados a Dios a través de Mí en todos los actos populares que hacéis. Sabed que ni una simple margarita puesta por vosotros en mi Trono, es tomada como desprecio, al revés: todo, Dios Nuestro Señor, os lo cuenta. Os cuenta todos los honores tributados a su Madre. Él también es Hijo agradecido y bien-nacido, como vosotros decís. “Es de bien-nacidos ser agradecidos.”

Y todas las alabanzas que me reputáis dándome gracias, hace que Dios nuestro Señor os las sea tenidas en cuenta. Hasta la más pequeña.

Al revés diríamos de las blasfemias.

Quien blasfema contra la Madre de Dios, Dios le aleja de su lado. Quien alaba a la Madre de Dios, Dios le atrae.

Rechazar estas Apariciones y Manifestaciones Marianas le ofende mucho a Dios. Hacéis que Dios aparte la vista de vosotros.

Dios me pone entre vosotros, Dios me retira si no me tributáis gloria.

Por favor, no haced que Dios aparte su mirada de vuestra alma ¡Dirigíos a Mí! ¡Es tan fácil, hijo! ¡Es tan fácil, hijos!

¡Venid! Venid en el mes de mayo a Mí. Venid. Yo os estoy esperando. Yo os estoy esperando.

Amada hija, ¿crees que estos otros tus hermanos vendrán? Es éste mi último Llamamiento.

Madre, ¡vendrán! Lo daré a conocer.

Dalo. Y por los confines del orbe.

Yo les amo. Y Yo Soy el Camino para ir a Dios por Jesús.

¡Bendita y alabada sea su estirpe! La estirpe del Dios Altísimo.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Leave a Reply 0 comments

A %d blogueros les gusta esto: