Mensaje de Jesús del 11-10-2008

Así que os digo que quiero y es mi deseo, un deseo de mi Corazón: que cada uno de vuestros rostros refleje mi Alegría. Alegría radiante. La dicha de estar junto a Mí. De vivir a mi lado y no estar solo. De vivir de Mí en mi Eucaristía. La dicha de encontrar un sentido a la cruz y un valor al sacrificio. La dicha de permanecer conmigo en largos ratos de oración y adoración.