Mensaje de Jesús del 12-12-2005

Mirad, quiero de vosotros alegría, alegría, alegría. La verdadera alegría sólo la da Dios.