Mensaje de Jesús del 22-05-2006

Hija, ¡el Espíritu Santo no se puede contener! Es como un gozo, un ímpetu que te hace saltar
de tu propio yo y entregarte sin reservas, gozosa a lo que Dios te pide, a donde Dios te llama.