Mensaje de Jesús del 25-11-1999

Bendita enfermedad si ella te hizo salvo y objeto de mi redención, sujeto de mis Misericordias.