Mensaje de Jesús del 25-11-1999

Ofreceos a vosotros mismos como víctimas puras, unidas a Cristo. Dejad que Yo culmine mi Redención con vosotros. La vida va a pasar, pasará rápido, y la eternidad no tiene fin.