Mensaje de Jesús del 27-06-2015

Tus faltas de caridad hieren mi Corazón. Sé tú siempre para todos una balsa de aceite, un mar en calma. Que nada ni nadie te altere, pues estás y vives en mi Paz.