Mensaje de la Virgen del 05-07-1999

¡Oídos sordos, niños!, oídos sordos al Enemigo. Que Yo os diré lo que debéis hacer. ¡Oídos abiertos a la Voz de Dios!