Mensaje de la Virgen del 07-12-2005

Quien diga: “¡No! ¡La Iglesia crucificada, no!” Es como Pedro cuando no quería que Jesús fuera a la Pasión. Pero sin Pasión no hay Redención. Por eso decid: “¡Apártate de mí, Satanás, que me haces tropezar!” Cuando este pensamiento acuda a vuestra mente. Haced la Voluntad de Dios. Y la Voluntad de Dios es Cruz – Redención – y Gloria. Por ese orden.