Mensaje de la Virgen del 19-02-2012

Queridas y amadas hijas en las manos del aborto. Sabed que habéis sido víctimas de un engaño, de un engaño del Maligno. El mayor engaño pergeñado por él desde que el mundo es mundo.

Sabed que, en sus manos, quiso destrozaros, igual que destrozó a vuestro bebé.

Pero el bebé murió en el cuerpo, y su alma está sana. Vosotras vivís, y vuestra alma está podrida. ¡Sabed que Yo puedo resucitarla! ¡Sabed que Yo tengo el Poder! ¡Corred a Mí, y no esperéis más!