Mensaje de la Virgen del 28-09-2000

Soy María, tu Madre y vuestra Madre, la que no os abandona, aunque todos os abandonaran, la que nunca teme y siempre alienta.