La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús

“Mensaje de Jesús del 11 – 09 – 2020

Mensaje de Jesús del 11-09-2020

Jesús:

Diles a todos:

Ahora mismo no vienen las catástrofes naturales abismales que se anunciaron por los profetas.

Diles que incluso eso se puede evitar. ¿Por qué querer que suceda?

A menudo, hijos, queréis que esto suceda porque experimentáis vuestra propia vida como un lugar de amarguras; y vuestra persona perseguida por montones de enemigos malvados que sólo han procurado vuestro mal. Y mirad, hijos, que esa no es una orientación correcta de todo esto.

Vosotros, que sois mis ovejas, no podéis dar al mundo una concepción de la vida pesimista y horrible. No podéis dar la impresión que odiáis el mundo y a vuestros hermanos y que por eso desearíais su aniquilamiento. Oh, hijos, esto no es (la línea a seguir), esto no es lo que quiero.

Un puñado de hombres, que en lugar de luchar para “que venga a nosotros tu Reino”, lucháis para que Dios lo destruya todo.

Y pedís, así mismo, ser salvos del desastre vosotros y vuestras familias, que sois los que verdaderamente merecéis vivir.

Por otro lado, también está la versión de la persona que pide: “Llévame, llévame contigo”, sin ganas de luchar ni de vivir, ni nada.

¿Por qué piensa esa persona que, si la llevo, vendría conmigo? ¿No se da cuenta de que aún le falta mucho por vivir porque no ha cumplido con su misión aquí en la tierra?

Que cumpla con su labor, y veré a ver si está preparada para venir. Y si lo está, le llevaré. Pero primero, por favor, luchad por convertiros. Luchad por mejoraros a vosotros y al mundo que os rodea.

Es incorrecto pensar: “¡Dios va a destruir todo el mundo! ¡Busquemos un refugio! ¡Desentendámonos de nuestros hermanos los hombres!”

Queridos, ¿y si no pasa? Lo que habéis de procurar es la conversión de vosotros, vuestras familias y la humanidad para que esto no pase.

El Cambio y la Venida de Mi Reino no tiene por qué ser tenebroso y oscuro. No tiene por qué ser así.

De hecho, Yo te suscito y suscito esta Obra para que así no pase. ¡Que todos los hombres me conozcan y vengan a mi Amor!

Qué profecías de desdichas y horrores contemplo.

No son de mi Corazón.

No asustaros.

Utilizad también el sentido común para todos vuestros asuntos del mundo.

No es lo mismo una persona cualquiera, que otra de la que dependen varios.

Observad los signos de los tiempos y actuad con cabeza, según habéis hecho siempre con vuestros asuntos. Hay cosas que se ven venir, como crisis económicas, para las que, los que tienen dividendos y acciones y posesiones, deben actuar como siempre que lo han hecho cuando se han encontrado con una crisis así.

No como si fuera a venir el fin del mundo, porque no viene ahora.

Querida, muchas de las personas que tienen esta situación, Yo les he dado a ellos mismos inteligencia y cabeza para actuar. No debes hablarles como si de ti dependiera qué hacer, porque no depende. Ellos tienen el Espíritu Santo que Yo les comunico y jamás les dejo solos, cuando vienen a Mí de buena voluntad.

Ahora mismo sólo estáis en un momento que van a pretender que nadie se mueva social y económicamente si no está controlado por ellos.
Pero “ellos” son humanos, como vosotros, y existen medios para escabullirse de sus planes. Estad Conmigo y los veréis. Yo os prometo el (Mi) Espíritu Santo.

Buscad la Voluntad de Dios en todo, y la encontraréis.

Es éste un momento privilegiado para ayudar a muchos, muchísimos hombres.

¡Ayudaos! Os quiero ahí.

Pero ayudadles desde la serenidad y la paz.

Ni se acaba el mundo, ni se detienen vuestras vidas.

Si habéis pensado esto, es el ardid de la serpiente y habéis caído en él.

Congregaos en torno a María. Acudid a Ella.

Ella os librará del influjo del miedo y la paralización de todo.

No os quiero miedosos y pasivos. Os quiero activos y valientes.

¿Por qué asustaros? ¡Adelante! Queda mucho que hacer.

No se tiene este Centro para cerrarlo ni solamente como un refugio. Es un Centro muy activo de apostolado. ¡Salid! ¡Sed valientes!

Yo os bendigo, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

 

Deja un comentario

X