La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús

05 de abril de 2020. Domingo de Ramos.

RELACIÓN MARGA – DIÓCESIS

+

Alabado sea el Corazón Eucarístico de Jesús.

Las Locuciones me comenzaron en 1998, hace ahora 22 años.

Recibí el consejo de mi director espiritual, el P. Ángel María Rojas, de apuntar todo lo que oyera e írselo entregando. De esta forma pudo realizar un estudio exhaustivo del tema.

En el año 2003, una vez que dedujo que había datos suficientes de que podía ser acción de Dios, me pidió que me pusiera en contacto con el Cardenal de Madrid, D. Antonio María Rouco. Me recibió D. César Franco, Obispo Auxiliar suyo. Me dijo que continuara con mi director espiritual siendo muy fiel y obediente a sus indicaciones. Así lo he hecho.

En torno al año 2008, recibí el encargo de Jesús de publicar un libro con los mensajes que pudieran resultar provechosos para la gente. Al año siguiente publicamos el “libro rojo”, el primero de lo que luego fue una serie de 3, con un 4º como compendio.

Nada más publicarlo, lo entregué para su estudio al Censor del Obispado de Madrid, solicitando el “nihil obstat”.  

Su respuesta fue que no me preocupase por obtener el “nihil obstat”, pues ya no hace falta para publicar libros. El obtenerlo conlleva un estudio muy costoso y laborioso y yo lo puedo difundir sin él.

No tengo ninguna comunicación negativa.

El Señor me mandó enviar ese libro a todos los Obispos y autoridades civiles de España, cosa que hice.

Jesús me pidió ir a ver al Papa Francisco para entregarle los 3 libros y darle un mensaje personal de palabra.

Le escribimos, explicándole el objeto de la entrevista, y el 12-04-2016 nos recibió el Papa a mi director espiritual, un hijo mío y a mí. Le entregué los 3 libros y le transmití el mensaje de Jesús. Lo atendió con mucho interés. 

22-11-2017.- Un Cardenal español vino a verme y estuvimos hora y media hablando junto a mi director espiritual. Al marcharse, afirmó muy emocionado: “Ciertamente esto es de Dios”.

30-05-2018.- Entregué en el Obispado de Madrid el 2º y 3er libro para su estudio. Guardo el recibo sellado.

Entiendo que, si hubiera habido cosas incorrectas, se hubieran dado prisa en advertirme, pero nadie me ha dicho nada negativo.

También se los hemos entregado a varios teólogos para su estudio, y ninguno ha encontrado nada contrario a la fe.

De los libros y charlas he recibido principalmente elogios, sobre todo de sacerdotes.

No he recibido datos negativos con fundamento.

El Señor pedía repetidamente que constituyéramos una Fundación civil llamada: “FUNDACIÓN LA VERDADERA DEVOCIÓN AL CORAZÓN DE JESÚS”.

Esto se logró el 08-11-2019, fecha que consta en Registro de Fundaciones del Ministerio de Justicia de España.

La Fundación civil sin ánimo de lucro, “Fundación La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús” -en adelante “La VDCJ”-, nace con una vocación y llamada universal a acercar La Verdad a las gentes desde el humanismo cristiano y el ámbito amplio de la espiritualidad y la cultura, con Obra Social y Centro de difusión. Quiere ser una ayuda para la Iglesia católica y para todos los hombres, pero desde una perspectiva que pueda resultar más abierta, no sólo para los creyentes.

Desde hace varios años, Jesús me pedía un Centro, una casa sede, desde donde poder llevar a cabo este proyecto.

El 10-12-2019 se hizo realidad el Centro que tanto anhelaba el Corazón de Jesús y quería para estos Tiempos.

Está en Colmenarejo, un pueblo de la Sierra de Madrid. Es una casa actualmente en alquiler, con opción a compra.

Por indicación del Señor, realizamos en él reuniones de oración, retiros, encuentros, conferencias, obra social, formación religiosa y cultural, así como la distribución y difusión de esta Obra de Jesús: Los escritos de La VDCJ.

Él ha prometido dar gracias especiales eucarísticas y de conversión en este Centro. Hay numerosas Promesas del Corazón de Jesús asociadas a él.

A las reuniones del Centro están viniendo numerosas personas de toda condición. También sacerdotes de España y del extranjero, que testimonian que les ayuda mucho para su vida espiritual.

Febrero de 2020.

Desde el primer momento de la consecución de la Fundación y del Centro, la web oficial www.VDCJ.org y las redes sociales anexas, han informado públicamente.

A partir de esta publicación, por mandato de mi Vicario diocesano, mi párroco me comunica que debemos quitar de nuestra web a la Parroquia, porque figura como sede social de la Fundación VDCJ.

Obedecemos inmediatamente a la indicación y quitamos la referencia a la Parroquia de la web. Sin embargo, la ubicación de la misma, estaba en la web sólo como información para los que quisieran recibir los Sacramentos en el lugar más cercano. La sede social es el Centro y así figuraba y figura actualmente en la web.

Me transmite también que no puedo realizar actos públicos y oficiales de La VDCJ en la Parroquia, cosa que no hacíamos. Tampoco podemos tener reuniones a título personal en los salones parroquiales.

Es su deseo que no tengamos nada que ver con la Parroquia.

Esa misma semana, el Vicario de la Vida Consagrada ordena a la Superiora de un Convento del centro de Madrid, donde ayudábamos en una Hora Santa los Primeros Viernes, que debemos dejar de hacerlo.

Me llegan otros datos, esta vez más indirectos, de otras intervenciones avisando “de mi caso” en la Diócesis de Madrid, aunque todo muy impreciso.

Curiosamente, a mí, personalmente, no me han comunicado nada las autoridades eclesiásticas.

Como entiendo que estos movimientos denotan algo oficial de la Diócesis, solicito entrevistarme con ambos Vicarios ya que quiero tener las cosas muy claras y en regla con la Iglesia.

17-02-2020.- Entrevista con el Vicario de la VII región diocesana de Madrid, Sr. D. Juan Carlos Merino Corral.

28-02-2020.- Entrevista con el Vicario Episcopal de la Vida Consagrada en Madrid, P. Elías Royón Lara, S. J.

 Ante todo, pregunto si he escrito o dicho algo incorrecto, es decir, si tienen algo específico que censurar, pero parece que no existe ninguna acusación concreta, sino que no quieren que se actúe en la Diócesis sin su permiso explícito.

No quieren que nada dé a entender que estamos aprobados por la Diócesis porque no desean hacer un estudio para aprobarlo.

Por otra parte, consideran que las reuniones pueden ser buenas y que lo podemos seguir difundiendo a título personal.

Como uno de los Vicarios me dice que ellos no dicen que “estamos prohibidos”, sino que “no estamos aprobados”, conviene que tengamos en cuenta que la Iglesia tiene tres posturas ante unos hipotéticos fenómenos sobrenaturales:

* “Prohibido o Condenado”, “Constat de non supernaturalitate”.- Cuando, tras su estudio, se demuestra que es falso.

* “Aprobado”, “Constat de supernaturalitate”.- Cuando, tras su estudio, consta su sobrenaturalidad.

* “No aprobado” o “No consta la sobrenaturalidad”, “Non constat de supernaturalitate”.- Cuando la Iglesia no se define sobre ello, bien porque no lo ha estudiado, bien porque juzga conveniente no expresar su juicio.

Este último caso (que es el nuestro) queda al juicio prudente de los fieles.

Es más, normalmente son los mismos fieles quienes deben aplicar, en un primer momento, los criterios de discernimiento que indican las «Normas sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas apariciones y revelaciones».[1] Como dice el Concilio Vaticano II: “La recepción de estos carismas, incluso de los más sencillos, confiere a cada creyente el derecho y el deber de ejercitarlos para bien de la humanidad y edificación de la Iglesia en el seno de la propia Iglesia y en el medio del mundo, con la libertad del Espíritu Santo, que sopla donde quiere (Jn 3,8)”.[2]      

Mi caso sería el tercero: parece que la Iglesia no quiere estudiarlo por el momento, pero no lo condena.

El Concilio Vaticano II (LG 12) dice que el Espíritu Santo dirige a la Iglesia por la jerarquía y por los carismas, los cuales deben ser estudiados y, en su caso, aprobados por la Iglesia, como pide san Pablo (I Tes 5,12. 19-21).

Lo mismo ha dicho el Papa Benedicto XVI (Exhortación Apostólica Verbum Domini, 30-09-2010, n. 14: AAS 102 (2010) 695-696. Al respecto véanse también los pasajes del Catecismo de la Iglesia Católica dedicados al tema (cfr nn. 66-67). Ver también: Congregación para la Doctrina de la Fe, El mensaje de Fátima, 26-06-2000: Ench. Vat. 19, n 974-1021).

El Vicario de la Vida Consagrada me indica que la Iglesia actuó igual en Fátima y Lourdes.

Entiendo que es el modo normal del actuar de la Iglesia Católica y lo respeto, sometiéndome a Ella, como hija suya.

Esta sugerencia del Vicario me hace recordar que las apariciones de Lourdes a Bernadette fueron ignoradas al principio por la Iglesia. Al comenzar las curaciones y milagros, no hubo más remedio que estudiarlo y aprobarlo.

También me citó Fátima. Aquellas Apariciones de 1917 estuvieron durante 13 años prohibidas a pesar del famoso milagro del sol, presenciado por 70.000 personas. Hubo quienes lo movieron y no tuvieron más remedio que estudiarlo y aprobarlo.

En realidad, en la Historia de la Iglesia existen, además de Lourdes y Fátima, otros muchos casos de Revelaciones particulares:

* En el siglo XIII, el Señor se apareció a Juliana de Cornillon, pidiéndole que se instituyera una Fiesta para honrar a la Eucaristía. No se hizo nada. Años más tarde, sólo cuando ocurrió el milagro eucarístico de Bolsena, que conoció el Papa Urbano IV, el cual sabía la petición del Señor a Juliana, instituyó la solemnidad del Corpus Christi con la bula “Transiturus de hoc mundo” (11 de agosto de 1264), seis años después de haber fallecido santa Juliana.

* En el siglo XVII Jesús se apareció a Santa Margarita María de Alacoque en Paray-le-Monial, para fomentar la devoción al Corazón de Jesús. Su director espiritual era San Claudio de la Colombière. En un principio no le hicieron caso. Sólo después de morir santa Margarita se instituyó la Fiesta del Sagrado Corazón y se extendió la práctica de la Hora Santa que le había pedido Jesús. La Encíclica “Haurietis Aquas” de Pío XII (1956) se basa en ella.

* En el siglo XX Jesús quiso dar al mundo la Devoción a la Divina Misericordia. Se apareció a Sor Faustina Kowalska. No sólo no le hicieron caso, sino que el Santo Oficio condenó sus libros. Fue un obispo, Karol Wojtyła, quien por su cuenta estudió el tema. Cuando fue Papa, la canonizó el 30 de abril del 2000. Ahora la Santa Sede recomienda sus libros.

* Las apariciones de la Virgen en San Sebastián de Garabandal (1961-1965) tampoco han sido estudiadas por la Iglesia de Santander[3].

Creo que estoy en mejores circunstancias que santa Faustina y que san Pío de Pietrelcina, por ejemplo, que fueron condenados en su tiempo por la Iglesia, aunque después, revisada su causa, se aprobó…

Evidentemente, estas comparaciones las hago en referencia al Autor de las Revelaciones, no a la santidad del instrumento. Pero ocurre lo mismo en todos los casos citados: tras un periodo de relegación, el tema es estudiado por la Iglesia y, en los casos citados, aprobado por la autoridad eclesial.

Conclusión: Quiero ser muy fiel a lo que me indica la Iglesia Católica y seguir sus indicaciones.

Como no me han prohibido que hable, al menos en el Centro que ha pedido Jesús, sino que me han dicho expresamente: “Puedes hablar, y dirás cosas buenas”, si hablo y tengo actividades sólo en el Centro, estoy en obediencia a las indicaciones de la Jerarquía de la Iglesia Católica de la Diócesis de Madrid capital, que es donde resido.

Sea por siempre Bendito y Alabado el Corazón Eucarístico de Jesús.

[1] Cfr. Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe; 25 de febrero de 1978.

[2] Concilio Vaticano II, Decreto Apostolicam Actuositatem, 3. 

[3] A este respecto, ver: “Garabandal, Mensaje de Esperanza”. Tesis Doctoral de D. José Luis Saavedra, doctor en Teología por la Universidad de Navarra.

X