Su Poder, su Verdad y su Valor, realmente reconocidos por el mundo entero. En su Reinado Eucarístico.