La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús

La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús

Consagración al Corazón Eucarístico de Jesús – 2/4/21

CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

Día 02-04-2021 – Hora 14:30

ENLACE Y TARJETA

El Señor pide que se haga un Retiro, comenzando el Miércoles Santo a las tres de la tarde, y culminando el Viernes Santo, también a las tres.

  • Durante esos tres días se ayuna.
  • Se procura tener un ambiente de silencio, dedicando cada día al menos tres horas a la oración.
  • Las meditaciones se centran en los libros de la VDCJ, a nivel personal.
  • No hay celebraciones externas, sino preparación en oración, ayuno y silencio.
  • Quien vaya a hacerla, debe procurar no trabajar esos días.
  • El Miércoles Santo puede ir a Misa por la mañana o por la tarde.
    Si alguno tiene dificultad de hacer el Retiro en grupo, puede hacerlo en su casa. Pero mejor si pueden hacerlo en grupo y en algún lugar sagrado (Casa de Ejercicios, Capilla, etc.,). Deben hacer tres horas de oración seguidas y rezar a las tres de la tarde el Rosario de la Misericordia.
  • El Jueves Santo, a las tres de la tarde recitan el Rosario de la Misericordia.
    También hacen todos juntos las tres horas de oración seguidas.
  • El Viernes Santo lo mismo.
    A las tres de la tarde rezan juntos el Rosario de la Misericordia.
    Después se consagran al Corazón eucarístico de Jesús todos juntos, pero en silencio, a la hora en que Éste fue herido por la lanza de nuestros pecados, y al instante brotó Sangre y Agua.181

Cada uno recita la fórmula personalmente, sin ceremonia especial, ni cánticos.

Descarga la plantilla para la  CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

Solicita tu clave a info@vdcj.org para poder conectarte por remoto a la Consagración a las 14:30h

Consagración 25/3/21

CONSAGRACIÓN 02-02-2021

17:30h (hora peninsular española)

ENLACE Y TARJETA

Descarga la plantilla para la  CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN MATERNAL Y EUCARÍSTICO DE MARÍA

Solicita tu clave a info@vdcj.org para poder conectarte por remoto a la Consagración

Consagración a la Virgen el 25 de Marzo de 2021

Costaleros de la VDCJ

¡Costaleros!… silencio ahí abajo…
cargar vuestras espaldas con los costeros de este paso,
que a modo de Cireneo venimos… con la cabeza bajo.

¡Costaleros!… silencio ahí abajo…
Hagamos las cosas despacito,
como Dios manda, como le gusta a su Madre.
Sin prisa; sin pausa; las obras bien hechas;
El Rosario bien rezado…
rumiando cada palabra de cada oración…
que te salga del corazón.
y la sonrisa en los labios, como un novio “enamorao”

¡Costaleros!… silencio ahí abajo…
Atentos a mis palabras…
Con mucho cariño… con fuerza…
¡Todos por igual valientes!

Vamos a poner las calles de España,
Como Templo que es -de Jesús y de su Madre-
que desde tiempos del primer rey cristiano que gobernó en la Hispania y que se llamó Requiario
las entrañas de esta tierra se convirtieron en relicario.
Y aquí ya no caben ni otro Dios ni otro nombre
que no sean el de Cristo… y el de su Madre.

Venga costaleros … de frente…
De frente a combatir -con Amor y con alegría- los ataques del maligno contra la Fe, la familia y la vida.
Venga costaleros … de frente…
Pues de frente tenemos a Cristo que es Camino y a Su Madre que nos guía.

Venga costaleros … de frente…
Despacito, sin prisas,
Vacía toda tu vida -que tanto daño te causó- a los pies de la Virgen María que, siendo la Madre del Redentor,
te lleva ante Su Hijo, que es la fuente del Perdón y es la fuente del Amor.

Venga costaleros … de frente…
Que lo que llevamos aquí arriba es el Corazón de Jesús,
que es el Corazón de España… Y que es el Verbo de Dios.
¡Viva Nuestro Señor Jesucristo!

¡Y Viva la Madre que lo parió!

¡Vamos costaleros!… ¡al Cielo con Ella!
Al Cielo con Ella sí, pero no sólo con Ella,
que Nuestro Señor Jesucristo no se abajó a la tierra a buscar a un “puñaito” de almas…
sino a buscar la tierra entera.

Que, en vísperas de Su Pasión,
Cristo nos presenta al Padre, de la mano de la Virgen,
para solicitar su perdón.
y pedirle humildemente al Sagrado Corazón
que tenga a bien recibirte en esta consagración.

Venga costaleros… de frente…
De frente a reponer las bajas que ocasionan el pecado… y el olvido.
Y de los que han desertado y de los que ahora dicen: eso ya no va conmigo.
Los que con la valentía de Pedro dijeron en su día:
“hasta la vida yo entrego”
pero cuando les vinieron mal dadas… con guasa te dicen: “si te he visto no me acuerdo” … “ya si eso”… “que esto son bobadas y yo no tengo tiempo p’a esto”

¿Habrá fe en la Tierra cuando vuelva Yo?
Te preguntabas un día antes de la ascensión.
Con los dedos de la mano, mi amado Corazón.
Son solo un “puñaito” tus fieles, los que aguantan el chaparrón.

Pero escucha… ¿Qué es ese alboroto que se oye… allí… a lo lejos?
¿No los oyes María, no los oyes Jesús?
Son los hombres y mujeres que alegres, cantando y riendo,
se acercan a este Centro llenos de Amor y contentos.


Hola Jesús, hola María,
que nos hemos “enterao”
que por estos andurriales
hacen faltan nuevos costaleros
Un nuevo “cireneo” nos han dicho,
que con algo de sufrimiento y otro poco de sudor
y llenos de alegría
levantemos a esta España hundida en tanto hedor.

¿Has visto Jesús? ¿has visto María?
Con qué alegría vienen todos a ayudar.
Ya no son un “puñaito” ¡que son un brazo de mar

¡Y Viva la Madre que lo parió!

¡Vamos costaleros!… ¡al Cielo con Ella!
Al Cielo con Ella sí, pero no sólo con Ella,
que Nuestro Señor Jesucristo no se abajó a la tierra a buscar a un “puñaito” de almas…
sino a buscar la tierra entera.

Que, en vísperas de Su Pasión,
Cristo nos presenta al Padre, de la mano de la Virgen,
para solicitar su perdón.
y pedirle humildemente al Sagrado Corazón
que tenga a bien recibirte en esta consagración.

Venga costaleros… de frente…
De frente a reponer las bajas que ocasionan el pecado… y el olvido.
Y de los que han desertado y de los que ahora dicen: eso ya no va conmigo.
Los que con la valentía de Pedro dijeron en su día:
“hasta la vida yo entrego”
pero cuando les vinieron mal dadas… con guasa te dicen: “si te he visto no me acuerdo” … “ya si eso”… “que esto son bobadas y yo no tengo tiempo p’a esto”

¿Habrá fe en la Tierra cuando vuelva Yo?
Te preguntabas un día antes de la ascensión.
Con los dedos de la mano, mi amado Corazón.
Son solo un “puñaito” tus fieles, los que aguantan el chaparrón.

Pero escucha… ¿Qué es ese alboroto que se oye… allí… a lo lejos?
¿No los oyes María, no los oyes Jesús?
Son los hombres y mujeres que alegres, cantando y riendo,
se acercan a este Centro llenos de Amor y contentos.

Hola Jesús, hola María,
que nos hemos “enterao”
que por estos andurriales
hacen faltan nuevos costaleros
Un nuevo “cireneo” nos han dicho,
que con algo de sufrimiento y otro poco de sudor
y llenos de alegría
levantemos a esta España hundida en tanto hedor.

¿Has visto Jesús? ¿has visto María?
Con qué alegría vienen todos a ayudar.
Ya no son un “puñaito” ¡que son un brazo de mar

Un tsunami de Amor por Ti y que a España va a despertar.

¡Eah! Costaleros… pasad… tomad vuestros puestos.
Y escuchad la voz del que os habla:
Que os habla el Nazareno…

¡Hijos de mi Corazón!
Que es Corazón Sagrado y es Corazón Materno.
Os venís a consagrar a la que Yo más quiero:
A Mi Madre, Santa y Bendita
Custodia de Mi Ser eterno.

Poned bien los pies en el suelo.
Pero agarraros fuerte al madero.
A esa Cruz que os prometí…
pero que Conmigo es ligero.

Yo, me pongo aquí, en el “Centro”,
Y juntos elevemos a Nuestra Madre
Y que tú y Yo nunca nos soltemos.

¡Vamos costaleros!… ¡arriba!…
¡Arriba!… ¡y con Ella al Cielo!

Consagración 2/2/21

Consagración Eucarística 2/2/2021

CONSAGRACIÓN 02-02-2021

17:30h (hora peninsular española)

ENLACE Y TARJETA

Descarga la plantilla para la  CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN MATERNAL Y EUCARÍSTICO DE MARÍA

Solicita tu clave a info@vdcj.org para poder conectarte por remoto a la Consagración

Consagración a la Virgen el 2 de Febrero de 2021

Sagrado Corazón de Jesús, Santísima Virgen María, amado San José:

En 1712 San Luis María Grignion de Monfort, nos relata en su libro sobre La Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, cómo serán los apóstoles de los últimos tiempos a las órdenes de su Santísima Madre. Dice el santo:

“…Tendrán en su boca la espada de dos filos de la palabra de Dios; llevarán sobre sus espaldas el estandarte ensangrentado de la Cruz. El crucifijo en la mano derecha, el rosario en la izquierda, los nombres sagrados de Jesús y María en el corazón y en toda su conducta la modestia y mortificación de Jesucristo. He aquí los grandes hombres, que han de venir. María los formará por orden del Altísimo para extender su imperio sobre los impíos, idólatras y mahometanos…  

… Serán verdaderos discípulos de Jesucristo. Caminarán sobre las huellas de su pobreza, humildad, desprecio de lo mundano y caridad evangélica, y enseñarán la senda estrecha de Dios en la pura Verdad, conforme al santo Evangelio y no a los códigos mundanos, sin inquietarse por nada ni hacer acepción de personas…

 … Serán pequeños y pobres a juicio del mundo; humillados delante de todos; rebajados y oprimidos como el calcañar respecto de los demás miembros del cuerpo. Pero, en cambio, serán ricos en gracias y carismas, que María les distribuirá con abundancia; grandes y elevados en santidad delante de Dios; superiores a cualquier otra creatura por su celo ardoroso; y tan fuertemente apoyados en el socorro divino, que, con la humildad de su calcañar y unidos a María, aplastarán la cabeza del demonio y harán triunfar a Jesucristo. 

 … Ella realizará también los mayores portentos de los últimos tiempos: la formación y educación de los grandes santos, que vivirán hacia el final de los tiempos, están reservados a Ella, porque sólo esta Virgen singular y milagrosa puede realizar, en unión del Espíritu Santo, las cosas excelentes y extraordinarias, porque María debe resplandecer, más que nunca, en los últimos tiempos en misericordia, poder y gracia…”

Tres años después de la publicación del Tratado de la Verdadera devoción a la Santísima Virgen, tuvo lugar la aparición -en 1846- de María en La Salette, aparición muy querida por S. Juan Pablo II. Ella prepara a los Apóstoles de los Últimos Tiempos -que es Su Ejército Mariano- Es una introducción a la batalla final en la que se nos dice lo que sucederá y como sucederá. Nos dice la Madre:

 «Yo dirijo un apremiante llamamiento a la tierra. Llamo a los verdaderos discípulos del Dios vivo que reina en los cielos. Llamo a los verdaderos imitadores de Cristo hombre, el único y verdadero Salvador de los hombres. Llamo a mis hijos, a mis verdaderos devotos, a los que ya se me han consagrado, a fin de que los conduzca a mi Divino Hijo, a los que llevo por decirlo así en mis brazos, a los que han vivido de mi espíritu. 

 Finalmente, llamo a los apóstoles de los Últimos Tiempos, a los fieles discípulos de Jesucristo que han vivido en el menosprecio del mundo y de sí mismos, en la pobreza y en la humildad, en el desprecio y en el silencio, en la oración y en la mortificación, en la castidad y en la unión con Dios, en el sufrimiento y desconocidos del mundo. 

 Ya es hora de que salgan y vengan a iluminar la tierra. Id y mostraos como hijos queridos míos. Yo estoy con vosotros y en vosotros, siempre que vuestra fe sea la luz que os alumbre. Y en estos días de infortunio, que vuestro celo os haga hambrientos de la gloria de Dios y de la honra de Jesucristo. Pelead, hijos de la luz. Vosotros, pequeño número, los pocos que veis, pues he aquí el tiempo de los tiempos el fin de los fines. 

Hoy es el día de la Presentación del Niño Dios en el Templo; después de ser adorado por los humildes pastorcitos, Dios se muestra a la jerarquía de la Iglesia como compete a las leyes de entonces. Y en su recuerdo hoy se celebra la Virgen de la Candelaria «Luz santa que guía al buen camino» patrona de Canarias, último suelo patrio desde donde partieron las naos: Pinta, Niña y Santa María que, con un puñado de hombres extraordinarios, levaron velas hacia territorio desconocido a la conquista de almas para Dios, con las únicas armas de la Fe y del coraje, como así nos lo hizo saber nuestra Madre en el mensaje dado a Marga el 29 de marzo de 2014: ¿No te habías dado cuenta que su nombre (Cristóbal) empieza por el Nombre de Cristo? Nada es por casualidad. Cristo fue al encuentro de ese Continente. Y lo hizo a través de vosotros y a través de Occidente, del Occidente católico, que era entonces. (Cristo-bal en griego significa “el que porta a Cristo”. La nao capitana era la Santa María, así que “la Santa María lleva a Cristo” rumbo a la gran aventura)

Hoy como ayer, nuestra hora ha llegado.
En el mensaje dictado por Jesús a Marga del 8 de enero de 2020 (justo antes de dar comienzo la pandemia) nos impele: “Hoy desde aquí hago un llamamiento a los españoles a que me acompañen en sus Sagrarios, los que tengan más cercanos a sus casas.
Va a llegar un momento que se va a proclamar “la Gran Profanación” de las iglesias en vuestro país. Y Yo quiero que se la impidáis. No podrán profanar una iglesia que se encuentra plagada de fieles.
Mi Llamamiento es a que vengáis a las iglesias. A que salgáis de vuestras casas y que le demostréis al Malo que queda fe en vuestros días. Y que en España no habéis perdido la fe en Cristo Eucaristía”.
Y en el mensaje de Jesús del 13 de octubre de 2020 nos aclara: “Es una lucha espiritual, según Dios, con las armas de Dios, pero también con la firmeza de Dios y de defender lo que es de Dios y los valores de Dios.
“¡Necesito que seáis más Firmes, más Fieros y más Fieles!
“¡Ah, querida! Si esperan una carta de Mí y una palabra de ti, te diré que es ésta: ¡LUCHA!
Coge tus naves y ven con los tuyos, con tu ejército, con tus tripulantes, los que esperan las órdenes porque reconocen en ti la que guía la mano de Dios, la líder que porta sus órdenes, la que sabe lo que hay que hacer.
No puedes descender la marcha, sería un caer en las garras del enemigo.
Pretenden manejaros a los españoles. ¡No lo conseguirán!
¡Defended vuestros valores! ¡Defended vuestra Patria! ¡Que no os la arrebaten!

Hoy y aquí, Madre, desde el Centro Bethelehem de la VDCJ, a modo de banderín de enganche de nuestra gloriosa legión y como aquellos hombres de antaño, un pequeño resto de hombres y mujeres queremos consagrarnos a Ti, Madre de Dios y Madre nuestra: nuestra vida terrena y nuestra vida eterna os la entregamos y -como nuestra capitana- disponed de nosotros como mejor os parezca:

  • Si queréis mirar y no tenéis ojos, he aquí los nuestros.
  • Si queréis hablar y no tenéis boca, he aquí las nuestras.
  • Si queréis andar y llegar y no tenéis pies, he aquí los nuestros.
  • Si queréis actuar y no tenéis manos, he aquí las nuestras.
  • Si queréis Amar y no tenéis corazón que palpite, he aquí los nuestros.

Santa María, Madre nuestra, como diría Sta. Teresa de Jesús: desde hoy tenemos la determinada determinación de que nuestra vida queda a lo que dispongáis, cuando lo dispongáis y dónde lo dispongáis.

Pedimos vuestro amparo, la fortaleza y los dones del Espíritu Santo que sean necesarios para que, con la ayuda -una vez más- del Apóstol Santiago patrón de España, podamos cumplir fielmente la misión que nos sea encomendada.

¡Siempre Firmes!
¡Siempre Fuertes!
¡Siempre Fieles!

¡Santa María, sin pecado concebida!…
¡Rogad por nosotros que nos CONSAGRAMOS a Vos!

Consagración 8/12/20

CONSAGRACIÓN 08-12-2020

Hora 17:30

ENLACE Y TARJETA

Descarga la plantilla para la  CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN MATERNAL Y EUCARÍSTICO DE MARÍA

Solicita tu clave a info@vdcj.org para poder conectarte por remoto a la Consagración

Consagración VDCJ a la Virgen 8 de diciembre de 2020  (Inmaculada Concepción)

Voy a contar un cuentecito… mejor dicho ¡una historia!, algo que ocurrió tal cual os la voy a narrar.

Antes de los antes, cuando todavía ni tú ni yo habíamos nacido, ni nuestros padres, vamos ni los santos Adán y Eva habían nacido todavía, pues se encontraban: Dios Padre Creador, Dios Hijo Redentor y Dios Espíritu Santo Santificador hablando sobre el infinito Amor que emanaba de sus Sacratísimos Corazones, y determinaron que querían compartirlo con unas criaturas que fueran semejantes a ellos.
Para esto debían crear una Madre que contuviera y pudieran depositar en Ella todo aquello que los hiciera semejantes: Belleza, Amor, Humildad, etc. Y así crearon una criatura excelsa: La Virgen María.

Y cuando estuvo creada la vieron tan humilde, tan bella y los amaba tanto que quedaron prendidos de Ella; la hicieron depositaria de todas las Gracias y la coronaron como Emperatriz del Universo: de todo lo creado, visible e invisible.

Ahora había que ponerla bajo la custodia de un pueblo que la protegiera y la venerase como Ella se merece. Y se determinó que fueran las distintas razas y pueblos a quienes, por sus méritos, se le concediera dicho honor.

Se enviaron apóstoles por todo el mundo para anunciar la buena nueva… y a ver cómo respondían. Al pobre Santiago le tocó Hispania. Una raza de gentes de dura cerviz, pero de enorme corazón. Desolado estuvo a punto de tirar la toalla, y tuvo que venir la Madre en persona para decirle: “ánimo Santi, conozco el corazón de estas gentes, sé que merecen la pena, vamos… un poquito más y ya verás lo que conseguirás de ellos”
Y así fue. Desde lo más profundo de la Península Ibérica surgió una raza: hombres y mujeres de todas las edades y condiciones; desde Cantabria hasta la Bética, desde el Levante hasta el Poniente… civiles, militares y sacerdotes (casullas azul cielo desde 1864)
Desde los tiempos de Santiago el apóstol, el pueblo español peleó por Ti y por tu Hijo contra romanos, moros, herejes, comunismos y todo lo que se nos ponía por delante. Llevamos el nombre de la cristiandad por Europa, América, Asia África y Australia y hasta el Polo Norte, dejando en el camino sangre, sudor y lágrimas.

En 1854 se proclamó el dogma de tu Concepción Inmaculado. Pero ya en 1760 te consagramos Virgen Inmaculada como Reina de España, las Indias y todos sus reinos, ¡ah! pero en 1585 con el milagro de Empel se te proclamó patrona de los Tercios de Flandes, hoy nuestra fiel Infantería… ¡ah! Pero si remontamos varios siglos, podremos ver como el pueblo español veneraba y defendía a nuestra Madre como Virgen y como Inmaculada desde el púlpito, con la espada y en el corazón del hogar.

De todos los piropos que te decimos en las diversas letanías, sobre todo en las lauretanas, no sabemos cual es la que más te gustará: ¿Madre del Salvador? ¿Reina de los Ángeles? ¿Reina de las familias… o de la Paz?… no lo sé, pero queremos decirte cual es el título que más nos gusta a nosotros decirte a Ti: Mamá. Sí, Mamá, ese fue el designio de Dios: que fueras Madre de Dios y Madre nuestra. Y a nosotros nos encanta llamarte así.
Hoy, Mamá, nos sentimos herederos de nuestra raza y de todos los pueblos cristianos y hoy, aquí, un puñadito insignificante de mujeres y hombres acudimos a tu presencia, con el corazón abierto y el alma en un puño, para presentarte nuestra consagración: nuestro cuerpo, nuestra alma y nuestra Vida Eterna. Para que -como Tú dijiste una vez-: He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra, así nosotros venimos a decirte: He aquí los esclavos de la Esclava del Señor, hágase en nosotros lo que Tú quieras, cuando Tú quieras y como Tú quieras.
Mamá, venimos a ponernos en Tus manos para ser santos como Dios quiere que seamos santos, y ayudarte a que nuestras familias, nuestros seres queridos, la cristiandad y toda la humanidad vuelvan sus pasos hacia tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, Rey de reyes y Señor de Señores.
Virgen Inmaculada María, venimos a pedirte tu ayuda, como Madre y como intercesora ante Jesús, para que nos ayudes en esta etapa de nuestra vida.

¡Viva la Virgen Inmaculada!

¡Viva la Madre de Dios!

X