En estos tiempos tan revueltos, me han aportado esperanza y ratificación del amor personal que Dios nos profesa. Tranquilidad ante la situación que vivimos