Desde el principio, parece que Dios me habla personalmente, a los problemas concretos de mi vida. Gracias a la lectura del libro bajo a adorar al Señor en una capilla de adoración perpetua